Capitulo 3: Adopcion

500 29 17

Capitulo 3

Adopción

8:30 pm

Natalia agobiada por sus pensamientos, torturada por el tic tac del reloj. No consigue tomar la decisión correcta. Con una copia del informe forense luego del levantamiento de los cuerpos. Todavía con las cuerdas vocales bloqueadas, incapaz de poder gesticular lo que sus ojos vieron en el patio. Lo que presenció a través del cristal de la ventana. Recordando sus sonrisas, y el cómo empezó este día, y en como está acabando.

Aterrada de lo que pueda suceder, observa el teléfono en su escritorio. Suspira, se coloca de pie y acercándose a la puerta la asegura con la llave. Con la terrorífica idea de ver al mismo albino cruzar el umbral con un utensilio filoso de la cocina. Pero, lo correcto es hablarlo con la policía.

Marca el número del oficial en el teclado del teléfono, con las manos temblorosas. El marcado lento la tortura a cada segundo. Su presión sanguínea asciende e instintivamente da la espalda a la puerta al oír la voz detrás de la bocina.

-Hola Nana, ¿como está todo?- Contesta el oficial desentendido de la situación.

-Arlem, gracias a Dios que contestas. Necesito que vengas rápido, es una emergencia- Se le enredan las palabras.

-¿Que sucede? ¿Pasó algo?- Indaga preocupado el policía.

-No puedo decirte por teléfono, necesito que vengas rápido- Suplica con sus pensamientos aturdiéndola.

-Vale, no te muevas de allí. Llego en cinco minutos- Cuelga antes de que ella pueda pronunciar otra palabra.

Natalia suspira aliviada, pero, el sonido de las bisagras articulándose crispa su cuerpo. Los latidos de su corazón retumban en su caja torácica. Lentamente se voltea y sus pupilas enfocan al albino con un enorme cuchillo carnicero, el mismo que se usaría para degollar gallinas. Sosteniéndolo con la mano izquierda y viéndola detenidamente.

-No puedo dormir- Balbucea con ternura mientras su hermano menor se asoma en la abertura de la puerta -Y es porque hay gente mentirosa- La observa -Mentirosos vivos- Ladea la cabeza como una muñeca de porcelana -No me gustan los mentirosos- Articula detenidamente.

-Shadow, baja el cuchillo. No cometas una locura- Intenta persuadirlo dando un paso al frente.

-¡Esa mentira me la gritó mamá!- Alza la voz perdiendo la razón.

Sus pies avanzan sedientos de derramar sangre otra vez. La muchacha interpone su mano derecha recibiendo un navajazo en la palma. La cuchilla afilada corta la piel dejando un hilo carmesí descender a la madera del suelo. El rechinido de los neumáticos del vehículo del oficial rompe el momento.

-¿Qué hiciste?- Presiona la herida con el borde de su camiseta a fin de detener el sangrado.

-Nada- Balbucea embelesado con las gotas bermellón. Da un paso al frente y limpia con el dígito una gota de sangre lamiéndola gustosamente -Tienes visita- Articula volteándose y volviendo hasta su hermano, sujetándole de la mano -Por cierto, callada eres más bonita- Sonríe risueño -Nos vamos, Kya- Hala dominante de la mano de su hermano quien parece absorto en el escarlata que gotea al suelo caoba.

Natalia da un paso atrás y se tropieza, accidentalmente su codo aprieta varias teclas del teclado de su computador. Desafortunadamente enviando una aceptación de adopción a una familia, con los formularios de los gemelos. Para desgracia suya, el haber apretado varias teclas ha congelado además la pantalla de manera que evitar el envío es imposible.

El Asesino sin Emociones (Gore)(Historia Propia)Donde viven las historias. Descúbrelo ahora