Jimin bajó su mirada y mordió su labio, sentía el calor de la mano de Hoseok en la suya. Un apretón lo hizo levantar la cabeza.

-Está bien. Sólo si me dejas hacer algún postre.

-Hecho.

Terminaron la cena y Jimin se dirigió a la cocina. Abrió el refrigerador y sonrió al ver las fresas. Sacó una de las dos cajas. Haría el postre que su mamá le enseñó a preparar de pequeño.

Sacó harina, azúcar, tomó unas barras de chocolate de la alacena y agarró el envase de nata líquida del refrigerador.

-¿Qué harás?

Dio un pequeño salto y se giró frunciendo el ceño, Hoseok lo observa con una pequeña sonrisa.

-Me asustaste, Hoseok-reprendió-haré postre de fresa... lleva una tortita y después crema, fresas, otra tortita y se repite una vez más pero ahora las fresas llevan chocolate, arriba lleva más crema con pequeños trocitos de fresa.

-Oh vaya... no entendí pero si lleva crema, fresa y chocolate significa que sabe bien. ¿En qué te ayudo?

Jimin rió y tomó un refractario de un cajón, puso la nata y azúcar. Fue por la batidora y la conectó.

-Puedes derretir el chocolate-Hoseok asintió y Jimin siguió-¿a qué hora vienen tus amigos?

-10:30.

-¿Qué hora es?

-10.

Siguieron en silencio, Hoseok hizo lo pedido y para cuando terminaron el postre el timbre siendo tocado avisó la llegada del matrimonio Kim.

-Si quieres puedes servirlo, iré a abrir la puerta.

Jimin asintió y observó a Hoseok salir de la cocina, escuchó como abría la puerta y después unas risas. Él sirvió todo en pequeños platitos y tomó una bandeja de madera que estaba en uno de los cajones, lo puso ahí y sacó lo necesario para hacer chocolate.

-Así que tú eres el famoso Jimin-una voz lo hizo dar un salto, apretó sus párpados y aguantó el regaño que tenía en su boca. Odiaba que lo asustaran.

Se dio vuelta y se encontró a un chico castaño, tenía mejillas regordetas y ojos marrones. En sus brazos había un bebé, parecía tener un año o un poco menos. Se reía mientras jugaba con una mordedera, era muy gordo y tenía el cabello negro, muy blanco y de ojos claros.

-Uh... sí-se acercó al chico y le tendió la mano-Park Jimin.

-Jeon Jungkook.

-Kim Jungkook -una tercera voz se hizo presente, Jungkook rodó los ojos. El tipo que entró era color canela, de cabellos negros y ojos cafés. Abrazó a Jungkook por la cadera y Jimin notó que el bebé era una fusión de ellos-Kim Seokjin -extendió la mano y Jimin la estrechó también -huele delicioso, ¿qué hacías?

-Postre de fresas con crema y chocolate... y más chocolate para beber.

-Oh joder, encontramos nuestro hogar, Seogkuk-Jungkook dijo y acercó su nariz a la de su bebé. Jimin rió ante lo dicho y el acto del castaño-Hoseok nos ha hablado mucho de ti, dice que eres su felicidad-Jungkook sonrió pícaro y Seokjin levantó las cejas en la misma posición.

-¡Qué él me ha devuelto la felicidad, idiotas!... Hola, Seogkuk, ven con tu tío favorito.

-Y una mierda, su tío favorito es mi hermano-Jungkook protestó y cambió al niño de brazos, el castaño hizo una mueca cuando se dio cuenta que su hijo le había babeado la camisa-cielo, cambia al niño.

¿Me prestas tu vientre? | Hopemin Yoonseok ~ M-preg¡Lee esta historia GRATIS!