Capítulo 35

2K 379 109


"Harry entró en su oficina, una que olía algo extraño porque hacía varias semanas que no la visitaba debido a las frescas vacaciones que había decidido tomar. Llevaba algunos papeles en la mano, los del problema de Louis que por el momento, también era problema suyo.

No le gustaba ver a Louis triste por las mañanas, pensativo a la hora del almuerzo o divagando mucho mientras observaba a Ethan con esmero. Harry podía comprender el dolor de saber que pueden dañarte quitándote a tu bebé, y más en una situación tan injusta. Era una preocupación constante, él lo sabía. Esperando el día en el que todo se puede perder, o se puede ganar. Sentir el dolor de la incertidumbre, tener la duda. Era simplemente tormentoso y le angustiaba ver a Louis así cada día.

El joven se esforzaba por sonreír, por dar lo mejor de él cada día aún cuando la vida le daba voltereta tras voltereta. Se esforzaba por cuidar bien a su pequeño, que creciera en un ambiente sano y feliz. Que no importaba cuán cansado llegara de su trabajo en el banco, siempre había tiempo para sentarse en la alfombra de la sala con muchos juguetes alrededor con el fin de hacer sonreír a su bebé, siempre había tiempo para charlar con Ethan, para darle un baño de burbujas antes de ir a la cama, para darle pecho y susurrarle mimos hasta que se quedaba dormido, Louis siempre tenía tiempo para Ethan y era realmente extraordinario.

Después de escuchar con atención toda la historia que Louis decidió contarle, Harry se apresuró a tomar todo entre sus manos. Le prometió que todo saldría bien y era porque iba a cumplirlo. Jamás iba a permitir que una injusticia de tal grado se llevara a cabo. No cuando Louis le mostraba al mundo entero como se desvivía por darle lo mejor de él.

Es que era para ofenderse de solo pensarlo. Que el padre de Ethan quisiera llevárselo así como así después de haber faltado a su lado tanto tiempo.

De verdad Harry no podía permitirlo y sabía que era mejor comenzar a trabajar.

Necesitaba investigar muy bien todos los detalles pues algo no cuadraba en ese citatorio que Zayn Malik y Gigi Hadid habían llevado a Louis.

Miró encima de su escritorio y tomó la carpeta que estaba allí, dándole la espalda a la puerta que pronto se abrió.

—Styles, me avisaron que habías llegado —escuchó la voz de su compañero, se giró mirando la carpeta en sus manos y asintió haciendo una seña con ella.

—Gracias por traerme esto.

—¿Sí es lo que estabas buscando?

—Sí, lo es.

Roberto se acercó curioso, dándole un café a Harry—. Dos de azucar, como te gusta.

El rizado asintió—. Sí, sí. Gracias por esto también.

Conocía a Roberto desde que su carrera como abogado comenzó. Habían tomado juntos el diplomado y se habían ido de fiesta al terminar también. Era su compañero de trabajo, la única persona que conocía todo detrás de esa fachada suave de Harry.

Le dio un sorbo al café y se sentó en su escritorio, hojeando los documentos y leyendo con atención. Roberto también tomó asiento en una de las sillas frente al escritorio y ladeó la cabeza.

—¿De qué trata? —preguntó.

Harry levantó la vista segundos después—. ¿Uh?

—Estás de descanso. ¿Qué es tan importante para que regreses si aún falta bastante para que termine?

Chasqueó la lengua—. Era urgente —le extendió la demanda dirigida a Louis y apretó los labios—. Es de mi pareja. Échale un vistazo y dime qué notas.

Take the Pressure • Larry Stylinson¡Lee esta historia GRATIS!