🎨8: Advertencia

1.3K 146 13

-Terminado. _dije con una sonrisa terminando de limpiar la piel del chico que antes estaba acostado.

La sonrisa del joven incrementó la mía, lo mejor de hacer tatuajes era la historia que estaba detrás de la tinta. Por ejemplo, el chico habia pedido que le dibujara el ojo de su madre en su antebrazo izquierdo y sobre sus pestañas la fecha de su nacimiento y lastimosamente la de su muerte. La mujer había perdido una batalla contra el cáncer y el chico quería honrar su memoria llevándola en su piel.

Solté un largo suspiro después de que el sonriente chico abandonara el estudio, tiempo después, Lauren vino a visitarme.

-Gran trabajo, Russell. _sonrió colocándose la chaqueta. -Ese fue el último cliente de hoy, papá quiere llevarnos a tomar unas cervezas ¿Te apuntas?

-Me apunto. _sonreí tomando mi chaqueta y saliendo junto a Lauren y el resto de los chicos.

-¿A dónde iremos? _pregunté abrazando por los hombros a Lucy mientras empezábamos a caminar alejándonos cada vez más de la tienda.

-Vamos a un bar. _contestaron los gemelos parando de molestar a Hailee.

-¿Podemos hacer eso? _levanté una ceja.

-Es apto para todo el público. Todos los estudiantes de Branckford van después de exámenes finales o para celebrar algo. _explicó Lucy a mi lado.

-Y papá nos está esperando. _concluyó Lauren mientras llegábamos al famoso bar.

Es muy hermoso si me lo preguntan, la pista de baile está iluminada con reflectores, la barra de bebidas tenía una decoración Tiki, sus mesas tenían acabados de madera y había un montón de gente aquel día. Big M nos estaba esperando en una mesa con las bebidas servidas y hablaba animadamente con un camarero.

-¡Mis chicos favoritos! _Big M nos abrazó uno a uno mientras el camarero nos ofrecía las bebidas.

-Alguien ya está un poco mareado. _canturrearon los gemelos haciéndose uno a cada lado de Big M.

-Ven acá grandulón, tenemos una revancha en beer Pong. _dijo Finn llevando a Big M junto a su hermano hacia una mesa de ping pong.

-Bueno, yo voy a analizar el terreno. _Hailee nos guiñó un ojo mientras caminaba hacia la pista de baile.

-¡Te sigo morena! _exclamó Dinah abrazando a Hailee por los hombros.

-Yo... Iré con ellas. _Lauren bebió todo el contenido de su vaso y siguió a Hailee con el ceño fruncido.

-Y solo quedaron dos... _dijo Lucy con una sonrisa pidiéndole al mesero más cerveza.

-¿A qué se debe esta celebración, Lucy? _pregunté tomando más de mi vaso.

-Big M hace esto cuando las ventas de la tienda suben. _contestó con una sonrisa.

-¿Big M no tiene esposa? _levanté una ceja.

-Clara se divorció de Big M hace unos años, es muy conservadora y creía que Big M era un mal ejemplo para sus hijos. Se mudó a Miami con Chris y Taylor, pero Lauren se quedó con él. _se encogió de hombros y yo asentí.

-Bueno, no pienso quedarme sentada toda la noche. _me levanté de mi asiento y le extendí una mano a Lucy. -Vamos a bailar, Vives.

Lucy sonrió tomando mi mano y llevándome a la pista de baile. Las chicas al vernos sonrieron y nos abrazaron mientras nos ofrecían más bebida, todas ya tenían unas cuantas copas de más y para qué negarlo, a mi también se me empezaron a subir.

(...)

-Mamá me va a matar. _balbucee colocándome unas gafas de sol mientras caminaba con los chicos hasta mi casa.

-El plan es simple. Entras, te cambias y sales corriendo. _dijo Dinah levantando su pulgar. También tenía unas gafas de sol puestas.

-Esa mujer huele el pánico. _susurré sacando las llaves de mi chaqueta.

Nada más abrir la puerta mi mamá ya estaba gritando mi nombre completo.

-¡SON LAS 6 DE LA MAÑANA Y HASTA AHORA APARECES! _gritaba y yo hacía muecas debido al dolor de cabeza.

-Mamá... Si, ya sé la hora que es... También estaré castigada... ¡Necesito un auto!... Si, deshonré a la familia... ¡No tenemos vacas, mamá!... ¡Jesús! _rodé los ojos bajando hasta mi cuarto mientras mamá seguía regañándome.

Me cambié de ropa, intenté que mi rostro no gritara "anoche estuve en una fiesta donde bebi como si no hubiera un mañana"  y salí de nuevo hacia Branckford encontrándome con mis amigos tirados en el césped del antejardín de mi casa.

-Chicos... Llegamos tarde. _dije acomodando mis lentes de sol.

-Da igual. _contestaron todos acomodándose.

10 minutos intentando despertar a mis amigos después...

-Llego tarde a Historia por ustedes. _refunfuñé mirando mal a todos los chicos, claro, ellos no lo notaban porque tenía lentes de sol.

-Que envidia, yo no puedo dormir hasta la tercera clase. _se quejó Lucy haciendo un puchero.

Rodé los ojos y me despedí de los chicos para ir casi corriendo hasta la clase de Historia. Teniendo en cuenta que aún estoy algo ebria, estaba corriendo y no veía casi nada. Me llevé por delante a nada más y nada menos que a Camila Cabello.

-¡Oh bien! _exclamé levantándome de un salto. Mala idea, me mareé horrible. -¿Cuántas veces debo decirte que tú no atraviesas cosas ni personas, Cabello?

Al diablo la clase de Historia, ya llegué tarde.

-Ten más cuidado, Russell. La próxima vez si te golpeo. _Cabello rodó los ojos.

-Me gustabas más en versión Londres. _me encogí de hombros y ella se sonrojó un poco.

-Pues... Esta es mi yo real, Russell. Acostumbrate. _siseó cruzándose de brazos.

Sin ser llamado, Austin Mahone apareció de la nada abrazando por los hombros a la castaña.

-¿Algún problema, amor? _preguntó el chico mirándome con una ceja levantada.

-Si, tú. _contesté sonriendo y el frunció el ceño.

-Te voy a dar una oportunidad nada más porque eres la chica nueva y no sabes cómo funciona esto aquí. _Mojón soltó a Camila y se acercó a mí.

-Sé como funcionan las cosas. He estado en muchas partes y siempre me encuentro con personas como tú, pero déjame decirte algo... Nunca dejé que basura como tú me intimidara, no voy a dejarme ahora. _contesté acercándome de la forma en la que él lo hizo.

-Ten mucho cuidado, chica nueva. Mejor vuelve con tu grupo de raritos y no te metas dónde no te llaman. _se alejó de mí, besó a Camila y desapareció de mi vista.

-Mejor hazle caso, Russell. No te metas en problemas. _agregó Camila mirándome.

-¿Solo por qué tú dices? Lo siento, Cabello. Si tú dejas que te controlen, yo no.

-¡Tú no sabes nada, mejor cállate! _exclamó y yo sonreí.

-Al parecer le di al clavo. _sonreí acercándome y al parecer ella estaba dispuesta a darme una cachetada.

-¡Que sucede aquí! _dijo un hombre con traje y corbata acercándose a nosotras.

-Señor Mahone... Amm no es nada, Russell y yo... _empezó a explicar Camila y yo disfrutaba viéndola tan nerviosa.

Al parecer aquel hombre era el famoso director, padre de Austin Mahone con el cual tenía preferencia sobre los estudiantes.

-Lo siento mucho señorita Cabello, pero así sea la novia de mi hijo, debo llevar a cabo las políticas de mi institución. Usted y la señorita Russell deberán cumplir un castigo después de clases. _ordenó y la cara de Camila era digna de una fotografía. -Vayan a clases.

Sonreí en cuanto el hombre se fue y Camila aún seguía con su cara de shock.

-Despierta, Cabello. _reí. -Nos vemos en el castigo.

Sonreí triunfante caminando hasta mi segunda clase. Historia ya estaba en el olvido.




London (CAMILA CABELLO Y TÚ) Donde viven las historias. Descúbrelo ahora