Capítulo 32: Una batalla contra uno mismo

Comenzar desde el principio

- Si el Kian del pasado tan solo hubiera sabido lo que le esperaba..

- ¿Y qué era lo que le esperaba exactamente? –pregunté sonriendo-

- Enamorarse irreversiblemente de la chica a la que prometió llevar a su casa sana y salva.

Sentí un cosquilló al escucharlo. Podía esperar que dijera "enamorarse locamente" o "enamorarse estúpidamente" ya que era lo que escuchaba a menudo en las películas, pero escuchar "irreversiblemente" me había sorprendido y había hecho que mi corazón latiera más fuerte.

Tiempo después me dieron ganas de buscar esa palabra en el diccionario, aunque ya sabía que significaba solo quería para saber que decía. Sonreí al leer:

Irreversible: que no puede volver a un estado o situación anterior, proceso en el que no se puede volver hacia atrás.

Y sonreí porque sabía que Kian había acertado. Nunca iba a volver a ser la misma persona que era antes de enamorarme de Kian Denovan y realmente creía que era imposible desenamorarme de él.  

---------

Al otro día busqué con mi auto a Anne y a James para ir al instituto, James se había quedado a dormir en la casa de Anne y se lo veía de muy buen humor. De hecho, ambos estaban de buen humor y no paraban de cambiar la estación de radio.

- ¿Pueden dejar alguna canción? –protesté mientras conducía hacia el instituto-

James quien se suponía que estaba sentado en el asiento trasero (en realidad estaba entre medio de mi asiento y del asiento pasajero donde se sentaba Anne) me miró con el ceño fruncido.

- No es mi culpa si no me gusta ninguna de las canciones que están pasando y a Anne le gusten todas.

- ¡Deja esta! –se quejó Anne mientras bailaba al ritmo de Wiggle wiggle de Jason Derulo- 

- No, es muy temprano para mover las caderas.

- Puedes escucharla en silencio sin tener que mover nada –le sugerí-

- ¿Cuál es la gracia de escuchar música si no puedo bailar?

- Mi amor, perdona pero a veces es mejor cuando no bailas –le dijo Anne bromeando-

- Tú no entiendes que no es que bailo mal, solo pretendo que bailo mal para que no vean como bailo realmente.

- ¿Y cómo bailas realmente? –le pregunté-

- Horrible, pero si pretendo que bailo peor de lo que bailo, estoy permitiendo que las personas se rían de mi porque estoy pretendiendo que bailo mal y no de mi bailando mal de verdad ¿entienden? Me hace sentir mejor.

Puse los ojos como platos al escuchar la lógica de mi amigo, Anne en cambio se rió.

- No te preocupes, para mi bailas perfecto sin importar lo que digan los demás o lo que tú mismo pienses.

Luego de escuchar la respuesta de Anne, James decidió dejar esa canción y hasta se permitió bailar un poco creyendo que ninguna de las dos lo veía cuando en realidad lo estábamos viendo por el espejo retrovisor y tratábamos de no reírnos.

- ¿Ha dicho algo más Sebastian? –le pregunté a Anne-

- No, solo que iba al instituto con Logan.

- ¿Qué creen que le pasará? –preguntó James-

- Planeo averiguarlo hoy –respondí-  

Pero cuando llegamos al instituto encontramos a Logan en la entrada charlando con unos chicos de su equipo de lacrosse sin rastros de Sebastian por ningún lado. Se disculpó con sus amigos y se acercó a hablar con nosotros con el ceño fruncido.

¡Esto es guerra! [Sin editar]¡Lee esta historia GRATIS!