Capítulo 2- Cortejo agridulce

9K 760 982
                                    


Cada año GusuLan recibía imparablemente nuevos aprendices. Entre novicios que pertenecerían al clan como miembros, entre otros que iban exclusivamente para aprender o redirigir sus caminos con el gran maestro LanQuiren. Sus enseñanzas estaban reservadas para la élite del mundo de la cultivación. El heredero del clan nunca esperó que los nuevos aprendices trastornaran tanto sus vidas.

Los textos no mentían, existía alguien para cada ser, incluso para su hermano. Del cual muchos comentaban que era un genio iluminado capaz de dejar todo lo mundano y carnal. Fue evidente para él que su hermanito había encontrado su alma gemela. Sin embargo, fue una grandísima sorpresa toparse con que también existía alguien demasiado joven, de apenas 15 años para sí mismo. Fue un hallazgo tardío, no el mismo día que el omega llegó a Gusu. Pero, cuando al fin pudo observarlo, simplemente lo comprendió, no se cuestionó el porqué, lo asimiló con cierto ánimo.

A diferencia de Wei Wu Xian, el omega de su hermano, Jiang Cheng no atraía la atención para sí mismo. Sabía de su existencia como cualquier superior que debe mantenerse informado de quienes son los aprendices. Pues, cada vez que lo veía, este ni siquiera le observaba realmente a la cara, siempre con un respeto absoluto, llamándolo lejanamente bajo su título.

Fue por eso que ignoró ese lazo hasta que aceptó que ambos hermanos se incorporaron a ellos en la cacería de los ghoul de agua. Fue la primera vez que pudo ver su rostro por completo. Sintió una mareante sensación sacudirle ligeramente. Nada poderoso. A diferencia de su hermanito, él ya casi era un adulto. Sus estudios estaban casi culminados e incluso se encargaba de otros subordinados. Así que decidió contemplarlo a la distancia.

Y de esa manera valoró la inexperiencia e inocencia de los jóvenes hermanos. Se dio cuenta que el joven maestro Wei era lo que su hermano menor necesitaba; pero Jiang Cheng ¿sería lo que él precisaba? Su labor como hermano le mantuvo alejado de las complicaciones, al igual supuso que el joven Jian Cheng ni siquiera se había percatado de aquel místico lazo y es que estaba concentrado en sus estudios y en sacar de problemas a su hermano. Aspecto que llamó su atención aún más.

Acercarse con otras intenciones no era correcto. No quería insultar la buena fe que depositaba la familia líder al enviar a sus dos hermosos omegas a la secta Lan. Un aspecto que se comentaba mucho era el hecho que ambos jóvenes eran los únicos que habían llegado sin sirvientes personales, casi impensable para cualquier chico alfa u omega de su edad y nivel social. Realmente la secta Lan tenía una reputación tan bien ganado que dsembocó en ello. Y Lan Xichen no podía defraudar ese nombre, debía de seguir siendo el vigilante. Decidió que a pesar de aquel lazo místico era mejor si el joven Jiang Cheng maduraba como omega y cultivador antes de acercarse con intenciones de alfa. Seguramente el joven chico recién habría pasado un par de celos.

Y cuando su mente quiso evocar alguna creación sobre ese tema, decidió bloquearlo con diligencia. Lográndolo gracias a su entrenamiento.

Lan Xicheng tuvo razón, Jiang Cheng no se había percatado de aquellos sentimientos ni del llamado. Era inexperto, su primer celo como omega recién había llegado a los 14 y le tenía un asco notable. Decidió seguir el camino de su madre y redoblar su meditación para controlarlo lo mejor que podía. Su hermana también era omega, pero su nivel de cultivación era bajo, así que él debía de convertirse en el siguiente líder de secta.

Por otro lado, su hermano Wei fue obligado a entrenar de la misma manera. Al principio no les hizo caso, luego del primer celo hacía algunos meses, realmente aceptó la meditación. Era en ese entonces una situación incómoda para cualquier joven omega.

Lo que sintió por Lan Xichen cuando lo observó fue pensado como una admiración o gusto producto de su juventud. Es decir, todos los omegas de su edad caían presas de la belleza de los dos jades, pero el mayor resaltaba más por su carácter amable. Así que Jiang Cheng, supuso que eso era exactamente lo que sentía.

El maestro del Muelle de LotoWhere stories live. Discover now