CAPÍTULO IV

402 45 8


Camila: Lauren, ¿has tomado un camino diferente para llegar al Lonetree? -preguntó mirando por la ventana.

Había ido al rancho de Lauren varias veces con Cameron, pero no recordaba la carretera por la que avanzaban en aquellos momentos.

Lauren: Cariño, llevamos en el Lonetree más de un cuarto de hora - sonrió.

Camila: Se me había olvidado lo grande que es - comentó.

El rancho de su familia tampoco era pequeño, pero el Lonetree era uno de los ranchos privados más grandes de los Estados Unidos. La mayor parte de los ranchos de aquellas dimensiones se habían vendido a multinacionales o se habían dividido en parcelas más pequeñas con motivo de las herencias. Sin embargo, los hermanos Jauregui habían decidido tras el fallecimiento de su padre que el Lonetree debía permanecer intacto y debían trabajar en él todos juntos.

Lauren: Si lo que te estás preguntando es por qué no vamos hacia el norte, te diré que es porque yo ya no vivo en la casa principal - le informó.

Camila tragó saliva. Ella había contado con compartir casa con Christopher y su mujer.

Camila: ¿Y dónde vives ahora?

Lauren: Hace dos años y medio, decidí construirme una casa a cinco kilómetros al noroeste de la casa principal - contestó sonriente. Camila la miró furiosa.

Camila: Cuando me pediste que viniéramos aquí, omitiste ese pequeño detalle adrede.

Lauren: No creí que accedieras a venir si supieras que no íbamos a vivir con Christopher y Keana - admitió.

Camila: Tienes razón - dijo cruzándose de brazos - Muy bien, mañana mismo Michelle y yo nos volvemos a Oklahoma en autobús.

Lauren apretó los dientes y no dijo nada hasta que llegaron a una colina desde la que se divisaba un precioso valle.

Lauren: Esa es mi casa -señaló.

Camila se quedó sin aliento al ver una preciosa casa de dos pisos rodeada por una valla de madera blanca. Había varios caballos pastando alrededor y un precioso semental negro en el redil.

Lauren: ¿Te gusta?

Camila: Me encanta - confesó recordando lo maravilloso que era vivir en un rancho - Es impresionante, Lauren.

Lauren: Gracias - dijo sinceramente agradecida - En primavera, me gustaría construir un cobertizo y con el tiempo también me gustaría añadir una pista cubierta para poder entrenar.

Al oír aquello, Camila no pudo evitar sentir un escalofrío por la espalda. Desde que había perdido a su hermano en el rodeo, había dejado de gustarle aquel deporte.

Lauren: Bienvenidas a mi parte de Lonetree, señoritas -sonrió parando la furgoneta ante su casa. Michelle se rió y se tapó la cara con las manos.

Lauren: ¿Te gusta la casa de mamá? - le preguntó. Michelle no contestó, pero se siguió riendo -Sigo progresando - sonrió.

Camila percibió el amor con el que Lauren miraba a su hija. Daba igual lo que había pasado entre ellas. Camila tenía la certeza de que Michelle tenía una madre que la quería con todo su corazón. Suspiró con melancolía. ¡Cuántas veces había imaginado que volvía a su hogar en el Lonetree acompañada por Lauren y sus hijos! ¡Cuántas veces había soñado con estar casada con ella!. Estuvo a punto de reírse ante aquellos recuerdos. Aquello había sido hacía muchos años, antes de haber crecido y de haberse dado cuenta de que el mundo no era un cuento con final feliz.

Una Noche Junto a Ti - Camren G!PRead this story for FREE!