Catorce

1.2K 242 59

Hoseok

—Y dime, Hoseok. ¿Cómo te va en el trabajo?

La molesta voz de EunBi hizo eco en la sala, Yoongi había ido a la cocina por unas cervezas. Después del encuentro que tuve con Jimin él se dio media vuelta y se encerró en su habitación. Yo suspiré y bajé las escaleras. Al llegar abajo estaba Yoongi abrazando a EunBi, la cual tenía un vestido muy corto que también rebelaba su escote. Yoonie me dijo que la llevara a la sala a que se pusiera cómoda. Yo me acerqué a él y le susurré en el oído que no. Solo rió y me dijo que lo hiciera.

—Digo, eres contador, te debe de ir bien, ¿no?—EunBi volvió a hablar mientras acomodaba su escote.

Tal vez pensó que con eso iba a llamar mi atención pero yo no le seré infiel a Yoongi, jamás.

—Sí, me va muy bien.

Ella asintió y me sonrió, Yoongi entró gritando que estaba muy feliz de ver a EunBi, nos entregó una cerveza a cada uno y después se sentó en mis piernas. Vi claramente que EunBi rodó los ojos pero el ingenuo de mi esposo no se dio cuenta.

—¿Cómo te fue en Miami?, ¿las ventas fueron buenas?

Yoongi y EunBi eran dueños de una marca de accesorios para bebés, famosa en varias partes del mundo. Sin embargo Yoongi prefirió quedarse en el anonimato. Él es demasiado humilde.

—Me fue de maravilla, al señor Choi y a su hija les encantó, dijeron que era perfecta para recién nacidos.

—¿En serio?, ¡eso es genial!

Asentí y Yoongi me dio un beso, EunBi tosió y nosotros nos separamos.

—Pero hay un pequeño problema—sonrió mientras le daba un trago a su cerveza—nos quiere a las dos, a más tardar mañana en la noche, pero ahora en Grecia porque tendrá un desfile y quiere que asistamos.

—¡Eso es perfecto!, imagínate Hoseok, podremos comprar muchas cosas para el cuarto de Moonji.

—¡YoonGi!—gritó EunBi—Hoseok no puede ir, es algo de trabajo y el señor Choi lo dejó bien en claro.

—Pues entonces no voy yo... y menos si tengo que dejar a Hoseok y a Jimin. Además mañana tenemos cita en el ginecólogo, hará la nueva ecografía.

—Yoongi, es tu trabajo, tienes que ir—interrumpí—sólo será una cita, amor. No es como si fuera el parto.

—Gracias, Hoseok. Haz razonar a este bruto—dijo EunBi y después soltó una carcajada.

—Hoseok—Yoongi dijo mi nombre recalcando la "o" y después hizo un bonito puchero.

—Amor, entiende, yo mismo te mandaré las fotos de la ecografía y si quieres la grabo ¿sí?

Yoongi asintió y se fue junto a EunBi a preparar sus maletas, la última me guiñó un ojo mientras salían. Negué con la cabeza mientras soltaba una risa, esa mujer no tenía dignidad. Era muy hermosa y podía tener a cualquier hombre a sus pies, no sé por qué tiene tanto empeño en coquetear conmigo. La primera vez que lo hizo le deje en claro que amaba a Yoongi y no lo iba a engañar.

La puerta cerrándose me hizo levantar del sofá, camino hasta la puerta de la sala y me encuentro con Jimin, él sonríe y yo le sonrío igual.

—¿Ya se fue YuNa?—el asiente y después camina a las escaleras, antes de que suba lo detengo—Yoongi saldrá del país.

Él se da vuelta y me mira confundido

—¿A dónde?

—A Grecia.

El asiente y después se da vuelta subiendo las escaleras, se pierde de mi vista y después escucho la puerta cerrarse.

Yoongi se fue a las 5 de la tarde, se despidió con un beso de lengua de mí, un abrazo a la barriga de Jimin y después salió de la casa. Llegaría hasta la semana entrante, eso significa que tendría 6 días con Jimin.

Jimin salió a cenar con Namjoon, cuando me lo dijo sentí algo realmente extraño, viajó por mis pies hasta mi estómago quedando ahí. No le dije nada pero lo esperé, me quedé despierto hasta la una de la mañana y él nunca llegó.

Jimin

Tratar de hacer el desayuno era realmente difícil, no porque no supiera sino porque me comía todo en el proceso. Había sacado fresas para la ensalada de frutas pero me las había comido, también había sacado uvas y desaparecieron. Y ni hablar de las bananas, a este paso engordar no me será difícil. Al terminar sonrío satisfecho de mi trabajo, había preparado jugo de naranja... bueno, había servido jugo de naranja del que compra Hoseok en el súper, hice hot cakes y ensalada de kiwi con fresas, pocas porque ya no había. Después de la cita con el médico le diría a Hoseok que me llevara a comprar comida. Acomodo todo en la barra de la cocina y me dirijo a la habitación de Hoseok, subo las escaleras y camino por el pasillo, al llegar a la puerta toco despacio, tal vez él aún esté dormido. Para mi sorpresa un Hoseok con una toalla en la cintura, cabello mojado y gotas resbalando por su torso es lo que encuentro. Abro la boca tratando de decir algo pero nada sale.

—¿Qué pasa, Jimin?, ¿te sientes mal?, ¿quieres que vayamos ya al médico?

—N-o— aclaro mi garganta y después hablo—h-hice el desayuno.

El asiente con una extraña sonrisa en su rostro y yo camino de nuevo a la cocina. Al llegar suspiro, además de amable Hoseok es tan... atlético.

—Buenos días, Jimin. Todo se ve delicioso.

Brinco un poco al escuchar la voz de Hoseok. Ya está vestido, usas un pantalón de mezclilla café, una playera blanca, una chaqueta de cuero negra y unos tractores.

—Gracias.

Desayunamos en silencio y al terminar él se ofreció a lavar los platos, me negué pero dijo que como yo cocine él tenía que lavar. Asentí y salí de la casa. Lo espere sentado en el pequeño columpio que tenían afuera.

Él salió unos quince minutos después, caminamos en silencio hacia su coche y 30 minutos después ya estábamos sentados en la sala de espera del consultorio.

—Dime, Jimin. ¿Cómo te fue con Namjoon?

—Bien, gracias. Él es muy lindo y caballeroso, además es muy simpa...—una voz femenina hizo que detuviera mi narración.

—Se ven tan lindos juntos—una chica con una enorme barriga se acercó a nosotros—tú eres el embarazado ¿verdad?—se dirigió a mí, asentí y después siguió hablando—lo sabía, mi novia me debe dulces de fresa. Se ven hermosos, hacen una lindísima pareja, su hijo será hermoso.

—Oh, lo... —de nuevo fui interrumpido pero ahora por Hoseok.

—Muchas gracias, sé de sobra que nuestro hijo será hermoso.    



AHHHHHH #LODIJO asdfghjkyregunbfhy

¿Me prestas tu vientre? | Hopemin Yoonseok ~ M-preg¡Lee esta historia GRATIS!