Capitulo 38 (2a Parte)

537 64 9

El volver al hotel cargando al vagabundo de Dylan resultó ser un tanto... complicado, debido a las personas que nos veían pasar junto a ellos. Pero [afortunadamente] la mayoría de ellos pensaban que éramos nada más que un par de amigos llevando a su tercer compañero a casa después de haberse agarrado a los golpes con alguien más. Lo sé porque eso murmuraban al pasar.



Una vez que logramos llegar al "refugio", o mejor dicho Hotel, muchos se sorprendieron de vernos llegar con él. Louis y James se encargaron de alejar a los curiosos, permitiéndonos así poder llevar al idiota a una habitación cómoda donde pudiera ser atendido bajo el cuidado y supervisión de T.J. y yo.



- Una vez que te sientas... mejor, vas a hablar y nos contarás todo lo que sabes respecto a todo. ¿Okey? - Le advertí mientras un par de chicas curaban sus heridas.- Quiero creer que eres lo suficientemente inteligente como para deducir que, si no deseas hablar por las buenas, yo misma te haré hablar.



- No hace falta que me amenaces, Cora. - Sonrió ampliamente a pesar de que los cortes en sus labios volvían a abrirse y sangrar.- Ya te he visto en acción muchas veces y no tengo ni la más mínima intención en oponer resistencia. ¡Es más! Ahora mismo puedo comenzar a hablar. - Se acomodó bien sobre la silla, y me dedicó una mirada completamente dispuesta.- Zack me envió junto con Reptile y Magic a buscar a tu novio. Cometí un error cuando llegamos a Reino Unido, y los dos imbéciles me culparon de haber sido el culpable de que Hudson huyera.



- ¿Edmund no está en Liverpool? - Pregunté inmediatamente, y él idiota soltó una risita.



- No te entusiasmes demasiado, Cora. Dije que no estaba en Reino Unido, no que haya huido a tiempo. Luego de que Zack se desquitar conmigo por haber "fallado", recibió un llamado de alguien quien al parecer le dio una buena noticia respecto a Hudson. Es probable que lo hayan capturado, o que él mismo se haya entregado. No lo sé.



- ¿Por qué razón Edmund se entregaría?



- Todo esto me suena demasiado extraño como para ser real. - Gruñó Torv.- ¿Por qué razón estás traicionando a Zack y a tus otros amigos? ¿Por qué diablos nos dices esto con tanta facilidad.



- Porque obviamente todo es un plan de Zack. ¿Cierto? - Le pregunté, y Dylan volvió a sonreír ampliamente como si no pudiera evitarlo.



- Eso, y además quería deshacerse de mí desde hace ya mucho tiempo. Es evidente que no le caído del todo bien... creo que algunas veces lo sacaba de sus casillas. - Se encogió de hombros.- Él está impaciente por que te reúnas con él, porque piensa que te hará cambiar de opinión respecto a pelear para evitar que su plan se cumpla; a ti y a todos los que has reclutado



- ¿Cómo sabe él que tengo un gran grupo de mi lado? - Exigí saber, mientras lo tomaba por el cuello de su camiseta.



- Zack es un jodido demente. No tienes idea de "cómo", pero lo sabe todo. Ese maldito es peor que el diablo. - murmuró cerca de mí, otorgando un poco de suspenso y misterio a nuestra discusión. Por ello lo solté y me alejé de él rápidamente, sintiendo una terrible ira por ese maldito imbécil.



Por un instante quise arrancarme el cabello debido a la impotencia, pero luego me fui calmando; porque quizás las cosas no hayan resultado darse como lo esperaba, pero sí o sí vamos a enfrentarnos. Quizás él sepa que he reunido a unos cuantos chicos, pero no tiene idea de lo increíblemente fuertes que en realidad somos todos unidos.



- ¿Para qué demonios desea él tener a Edmund? Él jamás se pondrá de su lado, aún si lo amenazara de muerte. Después de todo lo que le ha hecho...



- ¿He mencionado que ese tipo está muy enfermo de la cabeza? No sé para qué demonios desea tener a tu novio; pero con todas las cosas que lo he visto hacerle a otras personas luego de que te fueras, estoy seguro de que no es para hacer las paces con él. Cuando los miembros de La Resistencia me encerraron en confinamiento solitario por haber cometido algunos robos llegué a considerarme una mala persona, hasta que conocí a ese tipo; y luego de ver lo rencoroso y enfermo que está, soy un pan de Dios bañado en agua bendita a su lado...

Offenbarung 3Donde viven las historias. Descúbrelo ahora