17: Donde se quitan las dudas y un poco más que eso

155 21 15

Advertencia: Contenido sexual EXPLÍCITO.
No les recomiendo que lean este capítulo con alguien al lado, ni mucho menos en voz alta, les recomiendo que se preparen psicológicamente, porque está bien setzozo.

Si no gustan de leer este tipo de contenido, pueden saltar desde donde encuentren este símbolo ××× hasta donde encuentren este otro •••, pues es totalmente respetable, pero si gustan de leer este contenido, ¡Pues disfruten del capítulo! Sino pues aún así, disfruten el capítulo xD

—Creo que hace calor aquí —Dijo Emma entrando en la habitación de Louis.

—Si, si quieres puedo abrir la ventana —Louis sonrió nerviosamente.

—Si, creo que estaría bien, aunque no me gustaría que tus vecinos observaran lo que estamos a punto de hacer.

—Cierto, creo que mejor la dejo cerrada, siéntate —Louis señaló su cama amablemente mientras abría una pequeña caja que tenía en su escritorio.

Emma observó la habitación detenidamente y luego a Louis, pensando en la situación.

No podía creer lo que estaba a punto de hacer solo para que la ayudara con el plan de Carla, él no le era indiferente, de hecho no se había detenido mucho a pensar si le gustaba o no Louis, ahora que lo pensaba, si le gustaba, un poco, aún así, no se había llegado a imaginar que iban a tener sexo, no así.

Pero Agni lo valía, ¿no?

—Louis, ven aquí —Louis sacó el preservativo de la caja y se acomodó al lado de Emma en la cama.

—Dime.

Emma acarició suavemente la mejilla de Louis y lo besó, él la agarró de la cintura y la subió en sus piernas, ella terminó el beso, lo tomó por el cuello y lo empujó de manera que él quedara acostado en la cama.

—Estoy lista, Louis, hagamos lo que vinimos a hacer.

El chico sonrió traviesamente antes de introducir su mano derecha lentamente por la parte inferior de su blusa, Emma soltó una pequeña carcajada.

—Me haces cosquillas.

Louis le respondió con otra sonrisa y continuó subiendo lentamente su mano por el torso de la rubia, un grito en el piso de abajo hizo exaltar a los adolescentes.

—¡Mierda! ¿Que ha sido eso? —Louis sacó su mano rápidamente de la blusa de Emma.

—Son Carla, Taylor y Selena, ¿Se te olvida que permitiste que tu sala sirviera como cuarto de tortura? —Emma sonrió burlona.

—Ah, si es cierto, lo siento.

—¿Ya podemos volver a lo que estábamos?

—Claro que si —Louis agarró el borde de la blusa de Emma y tiró de él hacia arriba, quitándole la blusa, llevó su mano al cuello de la chica y la atrajo a él para besarla salvajemente.

En el piso de abajo se escuchó otro grito.

—Oh, mierda —Louis se separó de la chica rápidamente.

—¿Ahora qué? —Emma no sonrió, rodó los ojos y se cruzó de brazos.

—Oh por Dios —Louis exhaló pesadamente —. Iba a decir que los gritos de Selena no me dejan concentrar, pero esa imagen tuya cruzándote de brazos hace ver tus... tus... te hace ver tan jodidamente excitante.

Emma Hamilton - Asunto Pendiente #1¡Lee esta historia GRATIS!