Capítulo 1

16 2 0

(Nicole)

Estamos en la última semana de vacaciones antes de que comience mi primer curso de Bachillerato, estoy bastante nerviosa con lo que esta nueva etapa conlleva, ya que me han metido mucha presión sobre el cambio que supone el paso de secundaria a Bachillerato. Le doy vueltas y más vueltas a la cabeza mientras disuelvo el cacao en la leche caliente de mi taza favorita: Smile, es sencilla y clara, como me gustan a mí las cosas. Mi palabra favorita me sonríe desde la taza, casi burlándose de mí y de mi nerviosismo. Cuando acabe de desayunar tengo que ir hasta la librería a recoger los libros de este nuevo curso, una vez los tenga entre mis manos y pueda echarle una ojeada al contenido de este nuevo año estaré más tranquila. Realmente sé que no debería estar así, al fin y al cabo los estudios siempre se me han dado bien y nunca he tenido ningún problema para ser de las primeras de la clase, pero me da miedo no llegar al nivel al que estoy acostumbrada llegar...

Por cierto, se me había olvidado presentarme, me llamo Nicole Adams, tengo dieciséis años, me corté el pelo hace poco y ahora lo llevo por encima de los hombros, color castaño claro con mechas rubias, mis ojos tienen un tono peculiar de verde (son una mezcla de azul, verde y gris), tengo una estatura media-alta y poseo un carácter al igual que mis ojos bastante peculiar, por lo que me cuesta bastante relacionarme con la gente.

Estoy metiendo los platos de mi desayuno en el lavavajillas mientras escucho una de mis canciones favoritas, Shut up and dance de Walk the Moon y hago mis tareas de casa. Finalizado esto, preparo mi ropa y me dispongo a darme una ducha. No hay cosa que más me relaje que el agua, ya sea verla, oírla o estar en contacto con ella, igual es debido a que hago surf desde pequeña ya que mi padre, Kurt, tiene un negocio de tablas de surf y fue surfista profesional. Mi madre, Elisabeth, en cambio, se dedica a la arquitectura, ellos dos son muy diferentes y sin embargo, llevan veinte años juntos, se complementan el uno al otro. Mientras me ducho recuerdo que tendré que pasarme por el supermercado ya que mi madre me ha dejado un post-it en la nevera con cosas que tengo que comprar para la comida de hoy. Termino mi ducha, me visto, me seco el pelo y aparece Wilson, mi husky, con la correa en la boca para que le saque a dar un paseo, por lo que decido llevarlo conmigo a hacer los recados. Por cierto, el nombre de mi perro hace referencia a la película Náufrago, la película que estaba viendo con mis padres el día que me lo regalaron.

Llego a la librería y dejo a Wilson atado en la puerta.

—Enseguida vuelvo, pórtate bien y no te muevas de aquí, ¿vale, Wilson?—Le digo.

Entro a la librería y me toca aguantar una larga cola. Cuando por fin es mi turno, saludo a la dependienta.

—¡Hola, Nicole! Ya han llegado tus libros para el nuevo curso, ¿te los quieres llevar ya?—Me dice ella.

—Sí, de hecho, venía a por ellos, gracias—le respondo gentilmente.

—Vale, ahora mismo te los traigo.

Mientras ella busca mis libros de texto, me entretengo ojeando mi sección de lectura favorita para ver si ha llegado algo nuevo. Mi intuición no falla, ha llegado la última parte de mi saga preferida, La Reina Roja de Victoria Aveyard. Decido comprarlo.

—¡Aquí están tus libros, Nicole!—Me exclama la dependienta desde el mostrador.

Le pago, me despido, recojo a Wilson y me dirijo al supermercado. Una vez allí, de nuevo dejo a Wilson fuera y entro. Dentro, saco el post-it de color amarillo de mi bolso, como sabe hacer mi madre que las cosas me llamen la atención:

-Pan rallado

-Filetes de ternera

-Queso

-Nata

Ourselves (EN PROCESO)Read this story for FREE!