Capítulo 19: Cambio.

99 20 2

«El número que usted ha marcado no está disponible o se encuentra fuera del área de servicio. Por favor intente después.»

Al obtener el mismo resultado que las últimas cinco veces decidió rendirse en intentar contactar con Andy. Habían pasado ya tres días desde que le dieron el alta en el hospital y una semana y media desde lo ocurrido en el departamento de la familia Moore; había intentado ponerse en contacto con Andy después de su concierto pero éste no le ha respondido en ninguna ocasión, tampoco sabe en dónde buscar pues la familia Moore se mudó por lo ocurrido en su anterior departamento y lo único que sabía era que había estado asistiendo a clases pero que sólo faltó el lunes de la semana pasada, nada más.

Entró al salón consiguiendo la atenta mirada de casi todo el alumnado dentro; alguien había corrido el rumor de que un cuchillo fue enterrado en su costado cuando estaba con Andy, el rumor se fue deformando hasta el punto de que llegaban a culpar al Omega de haberlo lastimado porque estaban peleando. Eso, mezclado con los varios chismes que ya rondaban desde hace meses y su repentina cercanía hacia que los demás creyeran cosas fuera de contexto pero no tan alejadas de la realidad.

Le puso nervioso tantas miradas sobre su persona pero aun así logró llegar hasta un pupitre y sentarse para inmediatamente encontrarse con Leslie frente a él con una expresión casi imposible de interpretar. La mirada fija de la más baja le estaba poniendo incómodo.

- ¿Qué quieres, Leslie?

-Nada, solo vengo a confirmar los rumores que han estado rondando de ti y de tu... Omega. -dijo con cierta pizca de desprecio.

La aborrecía tanto que muchas veces olvidaba el porqué lo hacía. Ella venía de la familia materna de John, la parte más conservadora y facista de la familia de éste mismo. Leslie fue criada de esa manera y pese a que sabía que no era su culpa haber nacido en una familia así no podía evitar sentir cierto desprecio hacia ella.

-Ninguno es cierto, punto; ahora lárgate de aquí.

La joven no se vio convencida de ningún modo así que le comenzó a insistir.

-Anda, Carter. Estoy segura de que al menos uno de ellos es cierto, puedes confiar en mí. -le sonrió con cierto aire coqueto que le desagradó lo suficiente como para echarla a patadas de aula.

Y habría pasado de no ser por la profesora quién entró al salón y al reconocer a Leslie le ordenó que saliera pues esa no era su clase correspondiente. Poco después la mujer comenzó a impartir la clase y él, en un descuido, volteó a la ventana que daba hacia la calle frente a la escuela donde apareció una camioneta algo descuidada con vegetales y frutas cargados en la parte de atrás, de éste vehículo bajo Andy riendo y despidiéndose de la persona en el interior. Al verlo su corazón casi se detuvo y una gran impresión lo invadió, no sólo por volverlo a ver después de varios días, tampoco por verlo llegar en la camioneta de alguien desconocido para él, se impresionó por como se veía ahora.

Rápidamente, Andy entró al edificio y en menos de dos minutos ya se encontraba en el marco de la puerta siendo reprendido por la señorita Gunderson por haber llegado tarde. El Omega pasó como si nada y se sentó al otro lado del salón.

La mirada ligeramente sorprendida de Carter lo siguió durante todo su trayecto y en ningún momento Andy le regresó la mirada pese a que ya sabía que él estaba ahí.

No pudo evitar sentirse algo triste por como se veía ahora, sin embargo notaba que ahora sus facciones se definían más como sus pómulos y los hoyuelos que se le formaban al sonreír ahora podrían verse mejor. Definitivamente no parecía un Omega a primera vista pero se podía notar debido a su figura delgada y delineada así como la inexistencia de barba o alguna sombra de ésta en la quijada.

Un Amor Que No Quiere Ser¡Lee esta historia GRATIS!