Me dirigí rápidamente a donde estaba la música, la desconecté y encendí las luces de la sala, ignorando los ‘Ahh’ de todos volví al comedor.
—Adiós… bye… retírate por favor—comencé a correr a todos los que estaban en la mesa ya que _______ (tapdo) a pesar de no haber música seguía bailando. — ¡Deja de verla y lárgate!— le grité a un tipo que seguía ahí. — ¡______ (tn) baja ahora mismo de ahí!— grité tratando de controlar mi enojo.
__________ (tapdo) volteó y me vio, yo me esperaba un – ¡Que estás haciendo Cameron! -
Pense que tal vez me dijiera-¡Lárgate!- o – ¡Eres un idiota!- pero al contrario, una sonrisa se dibujó en su rostro.
— ¡Cam!— alargó mientras se lanzaba a mis brazos, la atrapé y con cuidado deje que sus pies tocaran el piso.
— ¿Tomaste cierto?— le pregunté volteándola a ver, pero solo lograba ver su cabello.
—Cam… todo se mueve…— me dijo volteando hacia mí, para después ocultar su rostro en mi cuello.
De pronto todos comenzaron a correr hacia afuera y la casa en cuestión de segundos quedo vacía.
—A ver, ven siéntate… — le dije y la senté en una silla — ¡No te muevas de aquí!— Salí para ver que sucedía y me encontré con dos policías. Hablé con ellos y solo me dijeron que la música no estuviera tan alta, porque podía molestar a los vecinos.
Regresé al comedor, _______ (tapdo) seguía sentada, solo que recargada en la mesa.
— ¡Es que tú estás loca mujer!— le dije mientras la ayudaba a ponerse de pie, en eso un grupo de aproximadamente quince entro por la puerta del jardín, algo extrañado debido a que ya no había nadie. En ese grupo venia Vanessa y el tipo que había saludado a ______ (tapdo) en la tarde.
— ¿Que pasó?— preguntó extrañada Vanessa viendo que _______ (tapdo) me abrazaba.
—Eso mismo me pregunto yo…— le contesté serio — ¿Que no pudieron evitar que bebiera?— les pregunté molesto, ya que se supone que eran amigos, o bueno el tipo ese no tengo idea.
— ¿Y que no se supone que a ti te pagan por cuidarla?— me dijo el sujeto, solo lo fulmié con la mirada, no podía decirle nada, ya que tenía razón.
—Tienes razón…— me apoyo Vanessa, después de todo era cierto lo que yo decía.
—Vamos… te llevo a tu casa— le dijo a Nessa mientras caminaba hacia la puerta.
Tomé a ______ (tapdo) entre mis brazos y cargando la lleve escaleras arriba. —Solo por el estado en que estas te salvas del regaño…— le dije mientras trataba de abrir la puerta —Pero espera a mañana…— le dije cuando por fin puede entrar a la habitación.
La recosté con delicadeza en su cama, tenía sus ojos cerrados, seguramente ya estaba dormida, la acomodé más centrada en la cama para que no fuera a caerse, la solté y abrió los ojos, me quede paralizado por alguna tonta razón.
—Que lindos ojos tienes…— me dijo sonriente, sonreí estúpidamente, me agradaba _____ (tapdo) en ese estado.
—Ya… duérmete— le dije entre risas.
—No quiero…— dijo fingiendo una voz de niña pequeña.
—Claro que si quieres…— le dije levantándome de la cama, pero me tomó de la mano.
—No te vayas…— me dijo con la misma voz.
—…Si que bebiste— le dije ya que normalmente el objetivo de ______ (tn) era que me fuera, y ahora quería lo contrario, me senté en la cama —Descansa que mañ…— le estaba diciendo pero sus labios hicieron que parara de hablar, al momento de que hicieron contacto con los míos.
Me fue imposible no seguir el beso, asi que le correspondí. Nuestros labios se rosaban de una manera increíble, succionaba su labio inferior mientras ella hacía lo mismo con los míos, pasó sus brazos por mi cuello para comenzar a jugar con el cabello de mi nuca, subí una de mis manos a su mejilla mientras que con la otra acariciaba su cintura sobre la tela del vestido....
Lentamente se fue recostando en el acolchado, me acomodé sobre ella, con cuidado de no aplastarla y, o lastimarla. Saco sus manos de mi cuello para deshacerse de mi chaqueta, me separé de sus labios para quitármela y lanzarla al piso. Inmediatamente me tomó de las mejillas para atraerme de nuevo a sus labios, introduje mi lengua en su cavidad bucal, desatando entre ambos miembros una guerra.
De un momento a otro yo me encontraba recostado y ________ (tapdo) estaba sentada en mi cadera, sus besos eran increíbles, me hacían sentir tanto. Comenzó a subir mi playera mientras que yo solo me dedicaba a devorar sus labios y acariciar sus piernas que se encontraban a mis costados. Logró deshacerse de mi camisa, sus besos comenzaron a bajar por mi mejilla, hasta mi cuello. Donde comenzó a brindarme pequeños pero mortales besos húmedos, entre besos hincaba sus dientes o rozaba mi piel con la punta de su lengua haciendo que escalofríos recorrieran por completo mi cuerpo. Dio un corto beso en mis labios pero luego se alejo y comenzó a bajar el cierre de su vestido, dejando al descubierto la mayor parte de su hermosa anatomía. Regresó a mis labios mientras tomaba mis manos y las ponía en su espalda, los besos aumentaban de tono.
Mis manos paseaban de su espalda, por sus glúteos, hasta llegar a sus piernas, para luego repetir el camino de regreso. Dejaba un rastro de besos por mi cuello, pecho y abdomen, hasta que llego al inicio de mi pantalón. Volvió a atacar mis labios mientras bajaba el cierre y sacaba el botón de su lugar.
En ese preciso momento mi cordura volvió - ¡Que estás haciendo Cameron! -me reclamó una vocecita en mi mente - ¡Esta ebria!- me recordó.
-Pero no puedo parar ahora- le contesté en mi mente.
-¡Hazlo!... Después de todo no lo recordará mañana- otra voz entró a la escena. Parecía como en los dibujos animados, tenia al Cameron  bueno de un lado y al Cameron malo del otro lado. 

El Niñero☹ C.D ¡Lee esta historia GRATIS!