16: De amigas traicioneras y amigos desaparecidos

Comenzar desde el principio

-Chicas, yo...

-No hables, tú ni siquiera vales el tiempo que gastamos escuchándote -Emma avanzó hacia el lugar por donde había visto salir a la figura para abrir la puerta, en el camino se tropezó en varias ocasiones, lo que probablemente le causaría varios moretones, pero finalmente llegó a la puerta.

Cuando la abrió completamente se encontraron con unas escaleras.

-¿Dónde estamos? -Preguntó Taylor confundida-. ¿Christopher te contó, Selena? ¿O el si no va por la vida revelándole sus planes a cualquiera?

-Estamos en mi casa -Respondió Carla automáticamente.

-¿Tus padres no notaron que hubo un secuestro en tu casa por quien sabe cuántas horas? -Preguntó Emma frunciendo el ceño.

-Mis padres no están, me quedo en mi casa sola como por dos semanas o tres, vienen muy poco -Carla levantó los hombros restándole importancia.

Emma asintió y empezó a subir por las escaleras, detrás suyo iban el resto en completo silencio, seguramente Taylor estaba buscando alguna indirecta que tirarle a Selena por su traición.

Cuando terminaron de subir las escaleras, se encontraron con un largo pasillo que las llevó a la sala, Emma observó el reloj de pared que se encontraba adornando la sala, marcaba las 11:47 de la noche.

-¡Por Dios! Estuvimos como cinco horas inconscientes, mi madre debe estar nerviosa hasta los cojones -Se quejó Emma.

-Otro problema que provocas, Selena, además de que tendremos que buscar una excusa para decirle a los padres de Agni porque su hijo no aparece, que tendremos que ir hasta la casa de Agni sin Agni por nuestros teléfonos y... -Taylor miró por la ventana hacia afuera -... ¡Oh por Dios! ¡Mi coche! ¿Qué mierda le ha hecho este hijo de perra a mi coche?

Todas miraron afuera, los vidrios del coche de Taylor estaban completamente rotos, las llantas ponchadas y todo el coche se encontraba rayado.

-Al parecer Christopher ha hecho de las suyas aprovechando que estábamos inconscientes -Se quejó Emma.

-Y que lo digas, ¿Y todo es culpa de quién? -Taylor señaló a Selena.

-Carla, ¿Puedes prestarme tu teléfono para llamar a mi madre? Necesitamos llegar a casa -Pidió Emma amablemente.

-¿Cómo que te vas para tu casa así simplemente? ¿No vamos a buscar a Agni? ¿No me van a decir por qué me secuestraron junto a ustedes? ¡Necesito y tengo el derecho de saber todo lo que está pasando! Porque ahora mi hijo y yo también estamos involucrados en esto -Carla se encontraba al borde del llanto, temblando por los nervios o el enojo .-¿Y tú por qué mierda sigues aquí? -Se dirigió a Selena -. Por lo que hasta ahora sé es tu culpa todo lo que ha salido mal el día de hoy, quiero que te vayas de mi casa.

-Chicas, yo... -Selena se dirigió a Taylor y a Emma buscando redención.

-¡Fuera! -Carla señaló la puerta enojada.

-Pero es que... -Las lágrimas amenazaban con salir de los ojos de Selena pero el resto de las chicas no le hicieron caso.

-¡Vete justo ahora, perra traicionera! Si no querías que te tratáramos de esta manera debiste pensar desde un principio antes de ir por la vida como una perra soplona, lo mínimo que podrías hacer justo ahora sería decirnos cómo y dónde encontrar a Agni -Taylor explotó mientras las lágrimas caían por sus mejillas, abrazó a Emma, quien también se encontraba llorando.

Selena comprendió que lo que había hecho no merecía el perdón de sus amigas y que debería darles tiempo si lo que quería era su perdón, agachó la cabeza y salió de la casa de Carla sin emitir palabra alguna.

Emma Hamilton - Asunto Pendiente #1Donde viven las historias. Descúbrelo ahora