Capítulo 05

1.9K 296 168

Los lunes eran los días con mas movimiento en el campamento, por lo tanto se despertaban a todos los campistas a las cinco de la mañana para poder comenzar con la rutina.

Louis arrastraba sus pies con pesadas, siendo seguido por un sonriente Niall lleno de energía y listo para afrontar su día.
Louis deseaba darle un golpe en la nariz.

—¿No estás emocionado? Al fin comenzaremos con el verdadero entrenamiento.

—Tú puedes convertirte en un perro gigante, yo tendré que afrontarlo como un omega normal.—Espetó Louis tratando de acostumbrarse al frío del ambiente. Se abrazaba a sí mismo resistiendo la tentación de acercarse a Niall, quien desprendía calor por naturaleza. Caminaban directo al centro del campamento, donde se encontraron al resto de los campistas y a los superiores. El coronel Styles estaba parado frente a ellos, con una pose de chulo imponente que a Louis le sacaba de sus casillas. Todo referente al alfa le molestaba, sus ojos, su olor y el vaho que expulsaba al hablar. Todo.

—No ha de ser tan malo ser un mitad lobo...—Murmuró el rubio.

—Al menos he vivido entre lobos la mayor parte de mi vida, los mitad lobo... Son una historia diferente—Comentó Louis tratando de quitarle importancia al asunto. Él recordaba todo el infierno que había sido nacer e una familia como la que le tocó, recordaba cada cosa aún cuando eso le sucedió siendo un niño pequeño. Era una persona rencorosa y los rencorosos no olvidaban nunca.

—Buenos días sacos de mierda, espero que hayan preparado esos culos para el día de hoy—Comenzó a decir el coronel con tono burlón y con una sonrisa desquiciada en la boca. Su mirada rápidamente pasó hacia el mitad lobo de ojos azules y ensanchó su sonrisa.
Casi no habían mitad lobos en el campamento, puesto a que en aquella parte del país los mitad lobos eran poco aceptados puesto a que no eran dignos de vivir entre los lobos. Su naturaleza era diferente y menos civilizada. Pero aquello no le molestaba a Louis, el mismo había creado un cierto rechazo a los de su misma especie.

—Se separaran en cuatro grupos  y serán asignados a diferentes actividades—Anunció—Los de la primera fila vayan con el teniente Malik, los de la segunda con Payne y tercera con Jenner...

El omega rodó los ojos. Estaba haciendo aquello a propósito para así tener que molestarle.

—Y los de la cuarta fila conmigo.

La fila donde se encontraba se movió tras el coronel, los demás se retiraron siguiendo a sus respectivos superiores quien sabe a donde. Pasara lo que pasara el omega pensaba que le saldría mejor que le mataran en medio de la nada que seguir órdenes de aquel alfa.

Por alguna razón se les llevó hasta los árboles que daban inicio al bosque. Todos se colocaron uno junto al otro y Louis no dudó en colocarse junto a su rubio amigo.

El alfa les miraba con seriedad estando quieto. Comenzó a mover sus pesadas botas sobre las hojas secas y se acercó a un beta moreno más bajo que él. El chico temblaba ante la cercanía del alfa y Louis no le culpaba. El olor, su físico y la fuerte presencia bastaban para que a más de uno le temblasen las rodillas.

—Nombre.—Ordenó con voz dura y firme, causando que el omega cerrara los ojos y prefiriese no mirar lo que el alfa haría con el beta. Su voz le afectaba, y mucho.

—O-omar...—Responde tratando de disimular su temor fallidamente. No era culpa de él, sino de la jerarquía de la naturaleza.

—Bien Omar, quiero que te quites la ropa y te transformes.—Ordena dando unos pasos hacia atrás, esta bien, puesto que así el aire es menos pesado para el beta.

Louis sé alamar un poco ante lo recién dicho, ¿Desnudarse frente a todos? Sabía que era lo que hacían los lobos para transformarse, pero no era justo para aquel chico, quien se notaba que no quería hacerlo.

Sobredosis.Donde viven las historias. Descúbrelo ahora