¿A dónde fuiste?

322 22 2

    Había logrado conseguir un uniforme para Green, antes de irme le pedí a mamá el dinero para que me lo diera mentí un poco.  En el instituto no hable demasiado, tampoco le di mucha importancia al tonto niño que siempre me molestaba, estaba tan feliz por tener un nuevo amigo que nada me podía arruinar el día.  

    Una vez que llegue a casa subí corriendo a mi habitación, lo busque por todos lados y no estaba ¿Dónde se había metido ese tonto?

---- Hola ----. Me sorprendió entrando por la ventana de mi habitación.

---- ¿Qué hacías en el tejado?

---- Solo quise ver mejor a las personas que pasaban.

---- ¿Por qué te gusta tanto hacer eso? ----. Le pregunte mientras sacaba el uniforme de mi bolso.

---- No lo se, solo... aprendo como ser mas humano.

    Sonreí y le mostré el uniforme cuando volteo la mirada hacia mi.

---- ¡Ooohh! Esta genial, tiene corbata y todo, si es de niño ----. Se emociono de inmediato.

    No pude evitar reírme.

---- Póntelo ya, quiero ver como te queda.

    El sonrió y se dirigió al baño.

    Cuando salio procure dejar lo mejor para el final y me acerque a él y le puse el sombrero característico de nuestro instituto, ahora estaba listo.

---- Me gusta todo el atuendo pero este sombrero es ridículo ----. Me confeso arrojándolo a un lado.

---- ¡NO! Te queda precioso.

---- Por eso no me gusta, no se supone que me deba quedar "Precioso" ----. Emitió arrugando el rostro.

    Sonreí y lo tome de la mano arrastrándolo al espejo para que se mirara. 

---- Podre comenzar a estudiar en tu instituto, sera genial ----. Me dijo mientras se observaba.

---- No creo, lo siento pero no estas inscrito y supongo que solo te pueden inscribir tus padres ----. Le revele con tristeza.

    El bajo el rostro, solía hacerlo cada que se ponía nervioso o sentía nostalgia.

---- Pero no te preocupes, aún puedes venir conmigo y simular que estudias ahí, si llevas el uniforme tal vez nadie se de cuenta ----. Le di esperanzas.

---- Bueno, tampoco es que la escuela sea emocionante, podría esperarte en casa, solo necesitaba la ropa para no andar por ahí vestido igual que tu, es humillante ----. Me dijo mientras reía.

***

    Pasaron los meses y Green y yo nos hicimos muy buenos amigos, nunca le hable de él a mamá. Siempre lo mantuve oculto en el armario o de ves en cuando él se escapaba por la ventana, no fue difícil mantenerlo en secreto pues mis padres pasaban todo el día trabajando y yo me quedaba en casa con la niñera.   Que por cierto lo único que hacia era dormir.   Gracias a Green pude dejar de lado muchos miedos, socializar ya no era un problema, ya tenia amigas, o eso creo pero Green siempre seria mi mejor amigo, sabia ya todo de mi y yo todo de él.

    Habían pasado exactamente 11 meses y 22 días desde que Green apareció, en algunas ocasiones mi madre lo encontraba merodeando por la casa y no tarde en mentir pues solo basto con decir que Green era un amigo del instituto y después de todo no había problema, tenia el uniforme.

    Conocí a dos chicas en mi clase y nos hicimos muy buenas amigas, Soe, es muy divertida y le encantan las muñecas, cosa que Green se negaba ha jugar por ser de niña, también estaba Tanya, era un poco menos divertida que Soe pero igualmente genial, Soe hacia todo lo que Tanya le decía, era extraño, pero nunca me importo.  Un día me dijeron que les encantaría conocer mi casa y hacer una pijamada, solo nosotras, solo chicas, me pareció la oportunidad perfecta para hacernos mas amigas así que acepte.

    Llegue a casa y subí a la habitación, debía pedirle a Green que se fuese a cualquier lado.

---- Hola ¿Cómo te fue? ----. Me pregunto mientras salia del armario.

---- Bien, muy bien de hecho, quede con unas amigas para hoy.   Haré una pijamada.

---- Eso es genial, unas amigas ¡hee! ----. Me felicito tocando mi hombro.

---- Si ----. Sonreí nerviosa ---- Necesito que vayas a cualquier lado, pero no puedes estar aquí en la noche.

---- ¿Qué? ¿A dónde iré? Este es el único lugar en donde siempre e estado.

---- Lo se, lo se, déjame pensar donde te puedes quedar.

    La expresión de Green no era de agrado, sabia que estaba algo molesto, pero no me importo quería hacer amigos después de todo.

---- ¿Qué tal si te quedas en el deposito?

---- ¿Deposito?

---- Si, no es tan malo, solo llevare tus cosas y solo sera una noche.

     Se que no dijo nada porque no le quedaba opción, era el deposito o la calle.

     Una vez que deje todas sus cosas me despedí de él con un simple "adiós" me fui y lo deje ahí, si me sentía algo mal, no quería excluirlo de ese modo, pero si mis amigas veían a un chico se molestarían.

    Subí a mi habitación y todo resulto bien, vimos películas, contamos historias, realmente tenia amigas, nos acostamos tarde y en un abrir y cerrar de ojos ya había amanecido.

---- Fue genial, deberíamos hacerlo mas seguido ----. Dijo Tanya mientras se despedía.

---- Si eres fantástica, realmente seremos muy buenas amigas ----. Continuo Soe.

---- Gracias, si fue genial, y podríamos hacer pijamadas mas seguido.

---- Si claro eso seria genial ----. Se despidieron y se marcharon.

    Casi podía brincar en un pie, luego recordé a Green, estaba solo en el deposito, corrí y lo llame, al parecer estuvo despierto toda la noche.

---- Al fin podre subir a dormir en mi cómodo armario.

---- Me alegra que estés bien.

---- Si, pero no aguantaría una segunda vez, este lugar es aterrador.

    Mientras subíamos a mi habitación, tenia que decirle que hoy lo dejaría otra vez solo, había quedado con unos amigos para ir a su casa. 

---- Mmmm... Green hoy puedes jugar con todas mis cosas, saldré con unos amigos de la escuela.

    El sonrió y me miro.

---- Al parecer ya no me necesitas, tienes muchos amigos ahora.

    No le di mucha importancia a lo que dijo, estaba apurada, debía bañarme y vestirme para salir.

---- No seas tonto, claro que te necesito, pero tengo otros amigos.

    En el fondo tal vez no me di cuenta de que era cierto, ya no lo necesitaba.

    Salí de casa y fui a ver a Soe, quien había organizado una reunión en su casa, estaban todos los de mi clase, hice nuevos amigos y fue realmente genial, nunca me había sentido tan segura de mi misma.   

    Cuando todo acabo volví a casa, deseaba contarle a Green todo lo que había pasado, a todos los que había conocido, pero no lo encontré, busque por todos lados, en todas partes, realmente me entristecí, él había desaparecido, luego supe que fue por mi culpa, yo lo deje de necesitar.

    Llore durante meses, pero un día simplemente lo olvide.

Mi amigo imaginario.¡Lee esta historia GRATIS!