86.

1K 74 6

Smut ⚠️
•••

Cuando Niall sugirió que los dos deberían tener una cena romántica solos, de inmediato estuviste de acuerdo con la idea. Desde que había nacido su bebé hace casi dos meses, Niall y tú apenas y habían pasado tiempo juntos en el que no estuviera la bebé involucrada. El tener que despertar varias veces en la noche y atender las necesidades de Elizabeth antes que las suyas había causado que ambos estuvieran exhaustos, así que esta noche era una que ambos habían estado esperando.

Y ahora estabas de pie frente al espejo, con un ceño fruncido en tu rostro y una línea recta en tus labios, tratando de aceptar lo que veías en el espejo. El vestido que habías comprado en línea acababa de llegar y estabas más que emocionada de usarlo en tu cita con Niall. Se veía tan bien en la modelo de la página de la boutique que simplemente pudiste asegurar que se vería igual de bien en ti.

Pero todo se vino abajo cuando te lo pusiste y llegaste a la conclusión de que ese vestido no se veía bien en ti. De hecho, habías sentido eso últimamente con cualquier tipo de ropa que usaras. Simplemente te sentías... diferente. Tu cuerpo, del que alguna vez te sentiste cómoda y confidente, ahora se sentía como uno totalmente diferente.

Una vez que quitaste el vestido de tu cuerpo, observaste tu cuerpo post-embarazo, tus ojos enfocándose en las marcas, estrías y todo lo que antes no solías tener. Cerraste los ojos y suspiraste, doblando el vestido y metiéndolo en la caja en la que había llegado; haciéndote una nota mental de llevártelo a la oficina al día siguiente para poder regresarlo.

Justo después de hacerlo, la puerta de la habitación fue abierta y Niall entró a la vez que estaba enfocado en su celular.

—Tara vendrá alrededor de las 7 para poder cuidar a...

Se detuvo cuando te observó de pie frente al espejo en nada más que tus panties y tú sostén. Sus ojos se enfocaron en ti y después miró la caja en la que había metido el vestido.

—¿Qué está pasando aquí?— Preguntó.— ¿Es un vestido nuevo?

—Em, sí, esperaba poder usarlo esta noche.

Niall caminó un poco más y tomó el vestido de la caja, admirándolo. —Apuesto a que te ves hermosa en él.— Mencionó sonriéndote.— ¿Puedo verte con él?

—Lo dudo.

—Vamos nena, por favor.

—No.

—Póntelo y déjame verte.

—Niall, no, no creo que sea el momento más indicado para usarlo.

—Por favor.

—No, Niall.

—¿Por qué no?

—¡Porque no, ya te dije!— Gritaste ya cansada y sentiste tus ojos llenarse de agua. Rápidamente tomaste tu bata y la pusiste sobre tu cuerpo semidesnudo antes de caminar y sentarte en la cama, dándole la espalda a Niall.

—¿Nena?— Te llamó con voz suave, comenzando a caminar hacia ti. Se sentó a tu lado en la cama, retiraste la mirada de la suya, avergonzada por cómo le habías gritado cuando no tenía la culpa de nada.— ¿Qué pasa?

Te quedaste en silencio, tratando fuertemente que las lágrimas no salieran. Sentiste su mano cubrir la tuya, su pulgar dando caricias en ella.

—Nena, dime qué pasa. ¿Por favor?— Pidió de nuevo.

—No lo vas a entender.— Murmuraste.

Niall tomó tu rostro en sus manos e hizo que te giraras para mirarlo.

Imaginas | Niall Horan¡Lee esta historia GRATIS!