Capítulo 48

1.6K 235 16


Giselle.

— ¿Cuándo vienen a buscarte? — Hannah pregunta, colocando la mostaza sobre el mesón. Yo, por mi parte, me encojo de hombros como respuesta.

Abro el tarro de pepinillos y luego el de mostaza antes de untar el pepinillo en la mostaza y luego meterlo en mi boca. El sabor estalla en mis papilas gustativas y ronroneo ante el sabor que me resulta placentero. 

— Chase está con su hermano, pero dijo que iba a venir a buscarme a eso de las tres de la tarde — declaro, una vez que trago la comida de mi boca.

Las cosas entre los hermanos Lachowshi van muy bien, y no puedo evitar sentirme feliz por eso. Sin embargo, el ambiente nunca deja de sentirse un poco tenso cuando los tres nos encontramos en una misma estancia. Han pasado tres días desde que Chase y Stefan se volvieron a juntar y la felicidad que Chase desprende es enorme. Todo parece que se está acomodando en su lugar, pero siempre estoy alerta y preocupada. Mamá se fue a su viaje a Perú, y eso solo hace que esté más nerviosa; sé que Seam está siempre atento y temo que cumpla su amenaza de hacerle daño a mamá. Por su parte, mi esposo, Mateo, Wendy y Stefan cuchichean mucho entre sí y sé que todo se trata de una creciente estrategia para atacar a Sean… solo espero que todos esos planes que los Lachowshi y sus amigos está haciendo sirvan para mantenernos con vida y acabar con Seam.

— Son las cuatro y media — Hannah comenta, enseñándome la pantalla de su móvil.

Hago una mueca con los labios y busco mi móvil en el bolsillo trasero de mi pantalón. La pantalla está apagada y, cuando intento prenderlo, la pantalla titilea y vuelve a apagarse, el sonido que se escucha después me informa que mi teléfono se ha quedado sin batería. Suelto una maldición y lo tiro sobre el mesón antes de darle un nuevo mordisco a mi pepinillo.

— Tal vez se le hizo tarde — me encojo de hombros para restarle importancia a la situación.

Hannah me regala una sonrisa y asiente. Me giro sobre la silla giratoria y ladeo los labios. El café está lleno de personas, y ni Sophie ni papá están en el lugar por lo que Hannah se está encargando de atender a los clientes. Mi mirada se enfoca en Luke y Simón Turner, y le regalo una sonrisa al ultimo cuando este me enfoca y sonríe.

Mi vista se concentra en la entrada del lugar cuando veo como un auto familiar se estaciona afuera del café y del interior baja mi esposo. Sonrío de oreja a oreja cuando lo veo atravesar la puerta y caminar en mi dirección.

— Hola. — Saludo, cuando se planta frente a mí.

— Hola. Lamento la tardanza, se me hizo tarde — acuna mi rostro entre sus manos y planta un beso en mis labios.

— No te preocupes — tranquilizo, devolviéndole la sonrisa.

— Hola, Chase — Hannah saluda.

— Hola, Han, ¿cómo estás?

— Ofuscada — declara, pasando junto a nosotros y caminando hacia la mesa de los Turner.

Con una sonrisa ladeada, Chase me mira y luego hace una seña con la cabeza para que salgamos del lugar. Después de despedirnos de Hannah con una seña de manos, Chase y yo atravesamos las puerta de salida antes de caminar hacia el auto y entrar en él. Con una pequeña sonrisa, tomo la mano de mi esposo y recuesto mi cabeza de la cabecera del asiento mientras Chase conduce por las calles de Hemsworth.

Chase.

Giselle ríe a mi lado cuando termina de contar la reacción que tuvo Hannah al verla con los cabellos rojos. La verdad es que a mí me encanta su nueva apariencia. Con ese color de cabello, Giselle se ve extremadamente sexy y ahora se me hace prácticamente imposible dejar mis manos fuera de su cuerpo.

MAHDLN: La reencarnación de Hazely Way¡Lee esta historia GRATIS!