Ocho

1.1K 265 40

El auto se quedó en silencio, después de que Hoseok salió de su estado de estupidez empezó a decirle a Jimin un sin fin de disculpas, y Jimin como el ingenuo que era; las aceptó.

Hoseok

Una semana había pasado desde que nos enteramos del bebé, Jimin había empezado a dormir en nuestra casa, Yoongi no lo quería dejar para nada solo. Lo único que le falta es acompañarlo al baño. Me recargo en la silla y toco mis ojos, el trabajo es demasiado estresante.

Mi celular vibra y yo lo tomo, un mensaje acaba de llegarme, es de Yoongi. Al abrirlo rió pues se ha cortado el cabello. "Día del cambio" leo, él está sonriendo a la cámara y se me hace demasiado tierno... y un tanto excitante, pues sé de sobra que bajo esa camisa no hay nada de ropa.

Dejo el celular en mi escritorio antes de que una erección crezca, terminó de hacer los papeles para el informe semanal y suspiro al hacerlo. Recojo mis cosas y tomó los papeles para guardarlos en mi maletín.

Jimin

Yoongi no para de parlotear sobre todo lo que harían él y la bebé, aunque Yoonie no estuviera seguro si va a ser niña él ya la llama "Moonji", ese es nombre de perro.

—¡Jimin! ¡Mira éste!—chilló emocionado al ver un pequeño vestido rosa y unas zapatillas.

—Yoonie, aún no sabes si es una niña—digo con una sonrisa.

—¿Y?, una madre sabe, Jimin.

Mi ceño se frunce y meneo la cabeza de un lado al otro para intentar entender esas palabras, él no está embarazo... y es... alejo esos pensamientos y lo sigo, él ya lleva en la mano dos trajes rosas y tres pares de zapatitos, rosas y morados. Mi vista se pasea por el lugar y mi vista se enfoca en un lindo traje de futbolista, es pequeño y tiene el número 03, sonrío pues ese es el número que tenía Hoseok en la preparatoria, me acerco a el sin que Yoongi lo note y lo tomó en mis manos, tiene también unos pequeños tachones, es realmente adorable.

Decido llevarlo, gracias al cielo Yoonie no se dió cuenta pues tal vez no dejaría que yo lo comprara.

Al terminar nuestras compras nos vamos a la casa, él se encierra en su cuarto, una hora después me encuentro en mi cama, Yoongi no me dejó irme, fue extraño porque simplemente un día llegó con mis cosas y le pregunté cómo las había conseguido, él respondió que había sacado las llaves de mi departamento de mi pequeña mochila y fue por ellas, me molesté mucho pero no le dije nada.

El sonido del auto de Hoseok me sacó de mis pensamientos, me levanto y me estiro, al salir al pasillo veo una escena que hizo que las lágrimas salieran de mis ojos, Hoseok tenía a Yoongi empotrado en la pared mientras le besaba el cuello. 

Y ahí me di cuenta que haga lo que haga, Hoseok siempre lo preferirá a él.




Lloro :'(

¿Me prestas tu vientre? | Hopemin Yoonseok ~ M-preg¡Lee esta historia GRATIS!