Mississippi Queen (parte 3)

61 12 0

A las 4 de la madrugada, el equipo se reunió en el salón principal. Para evitar cualquier filtración, Sofia se encargó de revisar a todos.

—Bien, Bradley —exclamó Will—, ya deja el misterio. Dinos de una vez, ¿qué sucedió?

—Lo primero que deben de saber es que fue decisión de Rebeca —mencioné—. Ella decidió permanecer muerta. La encontré después de la explosión, estaba muy mal herida. La única que se enteró fue Joanne, ella me ayudó a cuidarla hasta que se recuperó.

—¿¡Y por qué lo ocultaste?! —Las lágrimas de Will cayeron lentamente.

—Porque así tenía que ser —interrumpió Joanne; llegó tarde, como de costumbre—; Rebeca, se ofreció... Respetamos su decisión.

—¡Han sido años! —gritó Will—, le hicimos un funeral, le lloramos. ¿Por qué carajos no lo dijeron?

—¡Porque no había otra opción, Will! —Joanne perdió un poco la compostura—. Sí, ella es tu novia, te entiendo; ¡pero es mi hermana! ¿Crees que no me dolió? Todas las noches rezaba para que estuviera bien. Fue muy difícil para todos... Pero ella se ofreció para rescatar al hijo de René.

—No había otra opción —agaché la mirada y respiré profundamente—. Cuando fracasamos aquella vez, entendí que no podríamos salir por nuestra propia cuenta de esta maldita ciudad. Primero Brett, luego los agentes... y el infeliz de Arata. No importaba qué hiciéramos, siempre alguien nos impedía escapar. No permitiría que alguien más muriera, y tampoco Rebeca.

—Yo la amo —respondió Will—, tenían que habernos dicho.

—No —respondió Joanne—, también la amo, y nosotros acordamos que era lo mejor. Si alguien más lo sabía, Rebeca y el hijo de René estarían en peligro. Fue muy difícil Will, pero fue necesario.

—¿Y desde cuando ustedes toman las decisiones? —preguntó Will con gran indignación.

—Desde que soy el jefe —respondí—; no me mal intérpretes, amigo. No tomé la decisión de manera arbitraria, la tomé porque era lo mejor. Si hubieras sabido que estaba viva, ¿la hubieras buscado?

—¡Por favor! —gritó Will—, ¿qué hubieras hecho tú?

—Sin duda —mencioné— la hubiera buscado. Por eso no podíamos decirles nada hasta que fuera el momento indicado. Te entiendo, Will... También estaría molesto, pero debes comprender que hicimos lo mejor.

—¿Para quién? —Will no lograba calmarse.

—Para todos. Rebeca salvó al hijo de René. No lo hizo sola, Joanne se ha encargado de conseguir los contactos indicados para sacarlos de Texas. Han sido años de planeación, y si el hijo de René está a salvo, será más fácil que escapemos. Por eso teníamos que seguir el juego de D' Alban.

—Como lo veo —interrumpió Michael—, estamos hasta el cuello, jefe. Iniciaste una guerra con ese loco, no tenemos muchas posibilidades de ganar.

—Te equivocas —respondí—, si ese tipo quisiera una guerra, no tendríamos oportunidad. No, lo que quiere es que trabaje para él.

—¿Y por qué no aceptaste? —Leah había estado tranquila, pero en ese momento se notaba nerviosa y con miedo.

—¿Y ser esclavos de ese tipo? —contesté—. Nos pasó con Arata, con los agentes... No sé ustedes, pero yo no confío en los tratos con esos sujetos. Tenía que demostrarle a lo que se atenía si se ponía en mi camino. Por eso hice esto, y voy a continuar hasta el final.

Sauvage (+18) (Pronto En Físico)¡Lee esta historia GRATIS!