EL AMOR

74 12 2

La vida a veces es extraña, nunca podremos tener el control. Yes que no somos nada en este mundo realmente.

Destruimos y creamos. Odiamos y nos enamoramos.

¿como se enamora un ciego? Eso es muy difícil de explicar para alguien normal, pero afortunadamente no lo soy.

Un ciego se enamora de algo más allá que lo alguien puede pensar, porque un ciego no se enamora del físico, de lo que sus manos pueden sentir. Un ciego y cualquier persona que tiene una discapacidad se enamora de lo que mucha gente ha olvidado o simplemente ignorado con el paso de los años. Y no es que sea su culpa, que quede claro para las almas que se ofenden por nada y todo lo que les rodea. Solamente quiero decir la verdad, no soy un mentiroso que se la pasa esperando escuchar que la gente discuta o algo por el estilo. Pero me parece bien decir que nosotros somos superiores en términos de amor, ¿por qué? Porque queremos de forma sincera, amamos el sonido de la voz con las personas que queremos estar. Sabemos cuando alguien nos miente, resulta más fácil por el simple hecho del tono de voz, ese tono, esas palabras que utilizan, esa compasión que los delata. No queremos compasión, no necesitamos que alguien nos tome de las manos y lloré por nosotros. Nosotros solo queremos amar, ser amados y vivir plenamente.

Por eso cuando sentí el rostro de esa mujer, aquella  chica que podía verme pero no podía corresponder mi saludo porque la voz se le ha escapado, por que nunca fue suya,porque el viento se la ha robado, me di cuenta de que había algo que las palabras y la vista jamás podrán superar. El tacto. Poder sentir su cálida piel y esa sonrisa que adornaba su rostro fue lo único a la que me pude aferrar aquella noche. Me sentí tan agradecido de que tocara mi pecho con ternura y que me mostrará que hay tantas forma para enamorarse.

Desde esa noche no para de pensar en ella, me ha hechizado y no he renegado. Quiero que su magia celestial de pureza envuelve mi ser, quiero tenerla entre mis brazos y poder sentir esas manos generosas, sin compasión, sin juzgar. Esas manos puras que solo un niño puede tener. Quiero su corazón. Quiero que ella acepte el mio.

CEGUERA ¡Lee esta historia GRATIS!