28.-Parque de diversiones 1/3

168K 5.6K 771

 Tuvimos que ir en el asqueroso transporte, el cual estaba repleto y me hacía quedar al costado de una señora regordeta, un señor demasiado sudoroso y Derek

—Te dije que venir aquí era un asco, pero como eres tan terca…

—Cállate, a parte no es  tan malo, puedes observar la vista

—Sí, ver la axila de ese señor es lo mejor, ¡Wii! —rodé los ojos

—Al menos es mejor que correr, nunca he sido buena en los deportes —yo era de esas que se hacen las enfermas en todas las clases para no hacer ningún esfuerzo físico

Él iba a responder, pero fue interrumpido por la señora regordeta —Permiso, permiso, voy a bajar, permiso, ¡Muévete idiota, que no vez que estoy pasando! — ¿Alguien más paciente y amable? Imposible

Creo que pasó media hora y aun no llegábamos al trabajo, estaba empezando a preocuparme —Derek, ¿Cuánto falta?

—Poco —dijo con una sonrisa en el rostro. Me di cuenta que algo tramaba

—Última parada —anunció el conductor, mire por las ventanas y no reconocía este lado de la ciudad, nunca había estado aquí

—Vamos —dijo Derek tomándome de la mano y arrastrándome fuera del transporte

—Derek…

—Shh… —me corto —aún no digas nada, cierra los ojos y mantenlos cerrados hasta que yo te diga ¿sí?

— ¿Nos subiste al transporte equivocado a propósito verdad?                                         

—Sí, ahora cierra los ojos y…

— ¿Quieres que nos despidan?, no estoy para tus tontos jueguitos de cerrar los ojos, tomaré un transporte sola e iré al trabajo —es increíble lo infantil que puede llegar a ser Derek, estoy segura que solo lo hiso para molestar

—Espera —dijo alcanzándome —Le dije al Sr. Smith que seguías enferma y que me habías contagiado y él dijo que tomemos este día libre para evitar problemas

— ¿Y se te ocurre decírmelo recién ahora?, ¿A qué hora hablaste con él?

—Mientras preparaba el desayuno —dijo sonriendo traviesamente

—Entonces, ¿Vinimos hasta acá por qué si?

—No, es una sorpresa, no te la diré hasta que cierres los ojos y me hagas caso

—Más te vale que sea un helado gigante —dije haciéndole caso y cerrando mis ojos

 Caminamos y caminamos y aun no sabía cuál era la sorpresa, intentaba abrir mis ojos, pero Derek se dio cuenta, así que ahora sus manos están tapándome la vista

— ¿Lista? —Preguntó y yo asentí — ¡Bienvenida al nuevo parque de diversiones! —gritó mientras quitaba sus manos de mis ojos

Si hay algo que amo casi igual que mi cama son los parques de diversiones, me encanta sentir la adrenalina, escuchar a la gente gritas el típico ¡¡Aahh!! De las montañas rusas, los carritos con algodón de azúcar, todo.

No iba a un parque de diversiones hace mucho, ya que la última vez que vine con Dan una niña le vomitó, desde ese día él se reúsa a ir a uno

—No me digas que te da miedo —dijo Derek —Te has quedado muda del miedo ¿no es así?

—Claro que no

—Bien, entonces ¿Qué esperas?, vamos por los boletos

Caminamos hacia la boletería —Ve comprando dos boletos —dijo Derek entregándome su billetera —iré al baño

Nueva casa, nuevas reglas¡Lee esta historia GRATIS!