14: El secuestro de la novia

178 24 22

-¿Qué acaba de pasar? -Taylor y Selena hicieron aparición al lado de Emma y Agni en un santiamén.

-Creo que era demasiado bueno para ser verdad -Emma suspiró y miró a sus amigos expectante.

-¿Entonces esto ha vuelto a empezar? -Taylor suspiró.

-Creo que si... Hemos vuelto a principio, solo que ahora sabemos quién es el culpable.

-¿Y entonces qué cosa hacemos ahora?

-Creo que todos sabemos lo que hay que hacer, tenemos que ser buenas personas.

-¿Buenas personas, Emma? ¿Aún crees que todo esto se trata de ser buenas personas? ¡Eso sólo es una maldita excusa! ¿Ó acaso has visto a una mejor persona que a Agni? Y tú, estabas vuelta toda una hippie buscando lo mejor de las personas y tampoco te funcionó... Así que no creo que ser buenas personas importe mucho aquí -Selena tenía las manos en la cabeza y andaba por todo el espacio.

-Por cierto, Agni, ¿Cómo es eso de que serás padre adolescente?

-No estoy de humor, Taylor -Agni rodó los ojos.

-¿Qué? Ni que estuviera diciendo algo tan malo, solo es curiosidad, me lo dijeron de buena fuente.

-Taylor, no es el momento... Déjalo -Emma se cruzó de brazos. -Necesitamos hacer algo, no podemos dejar que llegue a los extremos que llegó la última vez.

-Estoy de acuerdo con Emma, necesitamos empezar cuanto antes -Sugirió Serena.

-Pues no estoy dispuesta a ayudar en nada hasta que Agni no me cuente qué es lo que está pasando con que supuestamente será padre adolescente.

-¡Definitivamente eres una cotilla! -Agni se cruzó de brazos. -¿Qué es lo que quieres saber?

-¡Todo! Los amigos se cuentan los detalles de todo, y yo te veía cara de virgen.

-¿Agni, virgen? ¡Pero si todos hemos visto como se le empotra Carla cada vez que tiene oportunidad, tú misma dijiste que pareciera que tuvieran sexo con ropa! -Selena rodó los ojos en dirección a Taylor.

-Aún así, no pensé que pasaran de la ropa.

-Pues no, no soy virgen, tuve sexo con Carla un par de veces...

-¿Un par de veces? -Murmuró Emma, Agni hizo caso omiso.

-...y hoy me confirmó que estaba embarazada, por eso no asistí a clases, y no se como leches se enteró de esto el padre de Emma.

-Oh Agni, pero que travieso me saliste -Taylor sonrió perversamente y pellizcó los cachetes de Agni, sonrió al ver la cara de fastidio del moreno.

-Bueno, si, pero eso no es de lo que estábamos hablando, Taylor -Agni apartó las manos de Taylor y se cruzó de brazos nuevamente.

-Propongo que nos reunamos hoy en casa de Agni, así discutimos de lo que tenemos y sacamos conclusiones y sospechosos -Sugirió Taylor.

-¿Por qué no en la tuya? -Sugirió Agni para fastidiarla.

-De hecho, Taylor tiene razón, tu casa es el punto de encuentro perfecto, en mi casa vivió el asesino, en casa de Taylor no podremos hablar cómodamente sin que la madre de Taylor trate de inmiscuirse y en casa de Selena ya hubo un asesinato, además, en tu casa podemos decirle a Carla que vaya y así mantenerla segura, porque seguramente Christopher andará tras de ella buscando herirla y ella no querrá refugiarse en casa de ninguna de nosotras -Emma sonrió y le dió dos palmadas suaves en la cabeza a Taylor.

-Bueno, al parecer el cerebro de Taylor sirve para algo más que para fastidiar -Agni sonrío satisfactoriamente.

-Y tu casa al parecer sirve para algo más que para embarazar adolescentes -Taylor le devolvió la sonrisa.

Emma Hamilton - Asunto Pendiente #1Donde viven las historias. Descúbrelo ahora