35. Graduación

382 54 27


Para: my cute princess 🐷❤️

"Princesa ¿estás molesto? ☹️🤭" "Ya es fin de semana y no hemos hablado"

"No solo estoy ocupado no solo tú quieres entrar a la universidad "

"Entonces si estás molesto. Mi amor no fue culpa mía de verdad estaba muy ocupado.  ¿Bebé? 
¿Piggy 🐷?

"Estaba a punto de perdonarte hasta que escribiste eso. Olvídalo Iero."

"Bebé 😟 💔 ¿de verdad? " 
"Sabes que lo digo con amor 💔"
"Háblame :c o Frankie estará triste porque su princesa no quiere hablarle"
"Gee 😢"

"Ya. Deja. De. Molestar."

"Uh..💔 dame amor no seas cruel"
"Te amo ¿si? "

"También yo..😒 pero aún estoy molesto"

"¿Qué puedo hacer?"

Darme mucho amor y besos —Frank giró alarmado a ver detrás de él. Y ahí parado justo en el marco de la puerta de su habitación estaba Gerard.
¡Gee Bebé! —Frank se levantó inmediatamente de la cama y fue hasta el pelinegro para abrazarlo y cargarlo—. Estás aquí, estás aquí cariño —le sostuvo fuerte por la cintura mientras Gerard le abrazaba por el cuello y de esa forma se besan. Es un beso con total emoción de ver al otro.
—Te extrañé Frankie...—Gerard murmuró contra sus labios de nuevo y Frank solo lo carga cual bebé hasta dejarlo sobre su cama.
—También yo. De verdad creí que estabas molesto conmigo. No hagas eso de nuevo. Y por favor no vuelvas a irte de nuevo. Nunca más te vayas de mi lado.
—No lo haré. Estoy aquí y solo quiero quedarme contigo. —Gerard sonrió.
—¿Por qué no me avisaste?
—Quería que fuera sorpresa. Los mensajes fueron coincidencia.
—¿De verdad te molesta que te diga piggy? —Gerard le miró mal haciendo un puchero.
—Ya lo arruinaste. —Frank rió y le llenó de besos el rostro logrando sacarle muchas risas.

La ceremonia de graduación se llevó a cabo en la mañana. Frank había logrado salir con un buen promedio lo cual le había logrado abrir paso en algunas buenas universidades. Gerard también tuvo buen promedio aunque no igual al del castaño. E incluso Dallon había mejorado bastante sus calificaciones. Nina al final tuvo un poco su merecido y reprobó tres materias.
La fiesta fue por la noche. Por primera vez Frank utilizó un traje formal y trató de lucir digno de su princesa. Y supo que valió la pena al ver a Gerard luciendo ese espléndido vestido rojo usando por primera vez unos pequeños tacones en sus pies. Con los labios rojizos y solo un poco de delineador en los ojos. Era el más hermoso en toda la fiesta, estaba seguro de la envidia que muchas chicas allí sentían al verle porque ninguna podría lucir aquella prenda tan bien como Gerard.
Hicieron lo típico del rey y reina del baile de graduación. Gerard ganó y su cara había sido bastante chistosa porque nunca esperó realmente aquello. Dallon fue su rey y aunque el castaño estuvo algo celoso de eso la sonrisa de Gerard lo era todo.

—Gee déjate la corona —Frank insistió mientras bailaban al ritmo de una canción lenta y Gerard intentaba quitar su corona una vez más.
—¿Para qué Frankie?
—Porque te ves precioso con ella además eres una princesa ¿Por qué no? —Gerard rió.
—Me siento tonto
—No eres tonto, eres hermoso. Te amo Gerard Way.
—Frankie...—los ojos de Gerard se cristalizaron de repente y las lágrimas no se hicieron esperar.
—Hey, no llores bebé ¿Qué sucede?
—Es que, no puedo creer que haya pasado tanto....cu..cuando comencé el año creí que estaría solo. Creí que tendría que sobrevivir entre todas las personas que me trataban mal. Creí que nadie me querría nunca. Cuando Nina me tiró en medio de la cafetería yo solo quería salir corriendo y llorar, morirme de la vergüenza, y no salir nunca. Pero luego llegaste tú con tu sonrisa bonita y me cuidaste desde ese momento. Me diste lo mejor de ti, me hiciste sentir único y especial. Me quisiste cuando no yo mismo lo hacía más. Y aunque cometimos errores jamás me dejaste, nunca te fuiste. Y me amas... me amas a mí.
—Ow cariño —Frank tomó su rostro entre sus manos—. ¿Qué podía hacer si acababa de encontrarme a la princesa mas bonita de la tierra? Me robaste el corazón desde el primer momento en que te vi, no sé qué pasó solo supe que quería cuidarte para siempre. Y ahora..ahora estoy seguro que es lo mas quiero en el mundo, cuidarte para siempre, amarte para siempre.
—¿Qué pasará si nos separamos?
—No pasará nada mi amor, no importa lo que pasé o a donde vayas, siempre iré contigo. Quiero ir contigo a donde sea, porque te amo...—pronunció lo ultimo despacio deleitándose en cada palabra endulzando el oído ajeno—. Te amo, te amo, te amo —susurró muchas veces más en el oído de Gerard abrazando su cintura con delicadeza.

Patrick, Hayley, Dallon, Gerard y Frank se dieron un abrazo y se tomaron muchas fotos juntos. Los recuerdos siempre serían inmortales en sus memorias pero ¿Qué mejor que una foto? Además no sería la última vez que se verían por supuesto que no. Esos cinco chicos ya eran una mafia.

Unas horas después estaban de regreso pero esta vez en casa de Frank. El vestido rojo de Gerard estaba ya en el suelo al igual que su ropa interior y la ropa del castaño.
Presionando fuerte las caderas de su novio, besando algo rudo sus labios mientras disfrutaba el estar dentro de él y escucharlo decir su nombre de aquella maravillosa forma. Las manos entrelazadas y los corazones a mil simplemente apasionante y maravilloso.

—Joder...eso fue maravilloso —mencionó totalmente exhausto Frank mientras salía con delicadeza de él y se recostaba a su lado.
—Lo fue..—Gerard soltó una risita aunque él no estaba tan camsado— ¿quieres..? —ambos se miraron algo sonrojados y con sonrisas traviesas.
—De todas formas mis padres no están...—pareció pensarlo un rato—. Ven aquí precioso —Gerard rió y Frank volvió a recostarlo en la cama. Definitivamente sería una buena noche.

Gerard nunca imaginó que algún día tendría su propia historia o más bien amor en el instituto. Aquello estaba demasiado fuera de su alcance. Siendo tan raro y rechazado por muchos allí. Haciéndole creer que no valía la pena, que nadie le quería, que era un fenómeno. Pero luego ahí llegó él, su chico de ojos avellana y sonrisa bonita. Le mostró cuánto valía, cuan hermoso era y se comportó como un príncipe.
Gerard tenía un sueño al comenzar el año y era ser porrista. Tal vez no lo cumplió del todo, tal vez cometió errores en el camino que fueron muy duros pero no podía estar más feliz. Tenía a Frank y era todo lo que importaba, no se arrepentía de nada, nunca lo haría. Tal vez el contexto de su historia se desvió un poco pero al final de cuentas la vida no es una historia perfecta porque sería muy aburrido si lo fuera.
Gerard conoció a un chico maravilloso en el instituto y Frank, se enamoró de su Cheerleader.
Y ahora solo quedaba ver qué tenía el destino preparado para ellos.

Fin.

:") que lindo todo solo falta el epílogo pero será hasta la próxima semana. <3

Cheerleader (Frerard) ¡Lee esta historia GRATIS!