33. First time

447 53 34

Las manos en la cintura de Gerard mientras este las tenía en sus hombros presionando sus dedos levemente contra estos. No había nadie en la casa ni siquiera Dallon estaba ahí. Una pequeña risita se escapó de los labios rojizos de su novio mientras caminaban escaleras arriba en la residencia para invadir la habitación que ocupaba Dallon temporalmente.
Esta estaba al final del pasillo con una puerta de color blanco y una letra D al frente, al parecer el castaño tenía una habitación propia allí. Abrió esta despareció dejando a Gerard entrar primero para luego encender la luz y cerrar la puerta con pasador.
Su corazón latir deprisa contra su pecho, una estampida de elefantes estaba dentro de su estomago, estaba muy nervioso. No era la primera vez para el castaño pero sabía que debía ser perfecto para Gerard.
Gerard también estaba nervioso inclusive Frank lo sabía. Tan solo al rozar levemente su cintura lo sentía, estaba tenso el cuerpo del pelinegro. Ambos sabían que si daban el siguiente paso seria la primera vez de Gerard y el castaño quería que fuera la mejor experiencia de todas.
Su vista viajó hacia la cama matrimonial frente a ellos, extrañados ambos por el contenido de esta.
Al lado de la cama un enorme oso color café aún con la etiqueta en el, además en la mesa de noche había una caja con contenido desconocido junto a una carta.
El castaño fue el primero en acercarse y mirar la nota que decía para Frank.

"Si estás leyendo esto es porque mis sospechas eran ciertas y vas a tener sexo con Gerard. En ¡mi habitación! Espero que seas tú él que está leyendo esto y no mi tía porque si es así (nada es cierto tía <3) en fin si eres Frank; te daré indicaciones claras.
1. Se lindo con él, se paciente y para nada rudo.
2. Espero le hayas pedido que sea tu novio antes de estar aquí, sino ¡largo!
3. El oso es para Gerard, sé romántico y dáselo o serás un patán sin corazón.
4. Tienes lo que necesitas dentro de la
caja (sabes a lo que me refiero o sino solo mira )
5. Lo último, por favor no quiero encontrar pruebas gracias.
Disfruten la noche ;)"

La cara de Frank se puso roja al instante al leer la nota que Dallon había dejado. Ese idiota era un jodido brujo, pero era buen amigo no podía negarlo.

—Frankie...¿Qué es?
—Nada mi amor. Ven. —Gerard se acercó a él con timidez y lo abrazó para después juntar sus labios. Frank lo abrazó por la cintura pegándole un poco más hacia él.
A pasos lentos caminaron hacia la cama sn donde Frank recostó a Gerard colocándose al lado de el, ya no sentía tenso su cuerpo pero no quería asustarlo o causarle mas nervios de lo que ya sabía que tenía en ese momento.
El beso era tierno y dulce en el cual el castaño intentaba transmitirle seguridad y cariño.
Gerard poso su mano sobre el pecho de Frank bajándola torpemente acariciandolo.
Sumergió sus manos dentro de su camisa sintiendo el abdomen de su novio, Frank no era musculoso pero tenia un abdomen duro por el ejercicio. Sus manos temblaban un poco y su novio lo sintió deteniendo el beso y mirándolo.

—¿De verdad estás seguro Gee? —acarició su mejilla tiernamente—. Yo te esperaré hasta que estés listo, te amo y no me importaría esperar hasta el día que nos casemos—.La cara de sorpresa de Gerard lo hizo sonreír.—. No te sorprendas ya te eh dicho que algún día nos casáremos.
—Yo también te amo Frankie y me también me gustaría estar siempre contigo hasta ser viejitos—. Los dos rieron imaginándose viejitos tomados de la mano en sus mecedoras—. Y de verdad estoy seguro Frank, yo quiero ser tuyo completamente.
—¿Confías en mí? —el castaño le besó la respingada y bonita nariz.
—Por supuesto que si.
—Pero si te sientes incomodo o quieres parar me dices y pararemos —Gerard asintió.

Frank comenzó a repartir besos por todo el rostro de su amado.
Gerard soltaba risitas hasta que encontraron sus labios y comenzaron un beso dulce y delicado. Gerard seguía acariciando el abdomen de Frank mientras este no había movido las manos de su cintura.
El castaño bajó los besos hasta el cuello de Gerard quien soltó un suspiro el cual cual le indicaba a Frank que iba por buen camino. Siguió besando esta área, sus manos tomaron otro camino posando una sobre las piernas descubiertas de Gerard las cuales estaban levemente separadas dándole acceso en medio de ellas, acariciandolas tiernamente sintiendo la piel suave y delicada de su princesa. Fue subiendo poco a poco ahora con ambas manos, sin dejar de besar su cuello y labios intermitentemente. Pasando así por sus muslos, subiendo el rojo vestido en el camino colándose dentro de este, pasando por sus suaves caderas hasta el borde de su ropa interior.

Cheerleader (Frerard) ¡Lee esta historia GRATIS!