capítulo 43

299 48 11


C

uatro días completos habían pasado desde la discusión. 

Ambos por decisión propia no mandaron mensajes, cero llamadas, y ninguno se buscó en persona. Su orgullo estaba siendo grande y ciertamente estúpido.

Bambam intentaba calamar al menor pero siempre se argumentaba diciendo que no no tenía por que actuar así, le dolía que no confiara en él, y sus sentimientos.

Por otro lado JaeBum fue arrastrado aún Bar gracias a JinYoung y Jackson. Fue una larga noche en la que ahogaron sus penas con alcohol, al día siguiente amanecieron con una fuerte resaca que sentía morirían, pero igual no existía arrepentimiento, por haber bebido de tal manera.

Ese sabado, YoungJae fue a casa de su madre, ella sabía que él no asistió al trabajo y lo obligó a ir a verla, en cuanto antes.

Cuando llegó y entro al departamento. Está lo abrazó y lo llevó al pequeño salón de su casa.

-¿qué te pasa hijo? -tomo un mechon y comenzó a enrroscarlo entre sus largos dedos. Dejo un beso en su cabeza y soltó el abrazo.

-nada, estoy bien. -ella entrecerró los ojos amenzandolo con la mirada.

-YoungJae, soy tu madre y se cuando no te encuentras bien -él sonrió, apesar de su ánimo tenerlo por los suelos, le hizo feliz escuchar esa frase. Sorbió su nariz que ya estaba roja y sus ojos igual, picaban por que quería soltar lágrimas - ¿Estas enfermo?, tocó su frente preocupada y el negó, alejando sus manos y tomando las entre las suyas, un pequeño puchero, inconsciente, apareció en los labios del menor, sabiendo que no aguantaría más y comenzaría a llorar pronto. -espera un momento cariño.. pediré que metan la motocicleta a la cochera y te traeré un poco de chocolate. Te hará bien. 

Acarició sus regordetas y suaves mejillas antes de levantarse. Le dio un par de órdenes en el oído a Jhon, el hombre que la acompañaba a todos lados se encargará de la motocicleta fuera de la casa.

Unos minutos pasaron en lo que acercó de nuevo con dos tazas en una charola. Un chocolate caliente para él y un té para ella.

-cuidado Jae, está muy caliente. Traje unas galletas, por si gustas.

-gracias mamá.. -algo en el interior de mina casi explota al escucharlo decir por primera vez, fue como cuando lo escucho balbucear la sílaba "ma" siendo su primera palabra en decir.

-de nada, bien ahora sí. Cuéntame qué te tiene así.

-no se como explicarlo.. quizás es estúpido. - "nada de eso" le contesto ella con voz calmada. -discutí con JaeBum hace tres días. No hemos hablado en lo absoluto. Quiero que estemos bien.. y creo que todo fue mi culpa. Debo disculparme.

-no Jae, cálmate. Que es lo que lo hizo enfadar.

-bueno, yo he estado hablando con un profesor que me da clases. Y creo que estuvo celoso.

-ahg - bufó - eso estupido, JaeBum es estúpido por actuar así. -rodó los ojos - no puedes simplemente permanecer atado a él.

-pero es que.. 

-es que nada Jae, no puedes disculparte, es estúpido su actuar.. además por algo debe estar así de inseguro -él la miro confundido - quizá no sea inseguridad y su actuar es por que busca.. dejarte.

-¿que? -el dejo su taza sobre la mesa de centro.

-puede que solo esté buscando una forma para dejarte, seguramente él ya tiene a otra persona y solo busca de alguna manera hacerte a un lado.. 

-no, JaeBum no puede estar haciendo eso.

-¿y cómo estas seguro de ello? ¿Tú sabes cómo piensa..? no es nada extraño en su forma de comportarse.

El rubio no había pensado en eso, el mayor era dulce, si es cierto que le había gritado y discutieron.. de hecho su primera pelea fuerte, pero no podía tratarse de eso.. 

-Jae, no quiero que lo tomes a mal... Pero y si el solo jugó contigo, aún eres muy pequeño no dudo que lo único que haya querido es..

-no no no... No puedo ser posible eso, él me quiere.. -su voz sonaba demasiado insegura - si no me quisiera el no habría hecho nada por mi. Es más hubiese dejado de buscarme.

-Jae.. dime entonces por qué no te ha buscado ahora..
Todo lo que estás diciendo fue pasado, quizá yo consiguió lo que quería, y ahora..

Se arrepintió haberle dicho eso a YoungJae.

-por que es un tonto orgulloso al igual que yo... Yo tampoco he hecho algo por estar cerca de él.

-entonces ¿qué haces aquí.. y no estás buscando lo? -ella mostró una mueca -ve por él.. ¿creo que debes hacerlo no? -sonaba confundida. -lo siento hijo soy primeriza en estas cosas, pero estoy segura que es lo que tu padre diría ¿No?.

El asintió, está nervioso, pero le haría caso a su madre, le tocaba a él y por su amor.

-Jhon!! Saca la motocicleta, Jae ya se va. -grito- bien cielo, ve con cuidado -dejo un beso en su mejilla -se precavido asegúrate llegar bien. -le dio una pequeña sonrisa, que nadie sabría descifrar.

***🌻***

YoungJae salió del departamento de su madre, camino hasta donde se encontraba Jhon, se despidió de él, subió a la moto decidido a buscar a su pareja.

Conforme avanzaba por las calles semi-vacías, unas gotas comenzaron a caer, debía apresurarse.. el cielo estaba turbio, una tormenta se avecinaba, estaba seguro de ello.

Cuando decidió atravesar la calle para llegar lo más pronto posible a la casa del pelirrojo, se dió cuenta que está estaba cerrada debió a reparaciones, así que tuvo que volver a la avenida principal, por fortuna el tráfico fluía rápido.

Las gotas caían con más continuidad, de pronto la lluvia era densa, no paraba, parecía que el cielo se caería en pedazos.

YoungJae estaba por llegar a un cruce, la lluvia corría entre las calles, estaba por acelerar cuando cayo en cuenta que no le daría el tiempo suficiente para pasar el semáforo, así que en un intento bajo la velocidad, pero al parecer no respondía nada del tablero, los frenos no estaban funcionando.

Intento desviar la motocicleta  pero era demasiado tarde, un auto lo había impactado.. 

Estaba aturdido, escuchaba a lo lejos las autos parar, el sonido de las gotas caer lo aturdían, las voces de la gente, los claxon, todo era molesto y lejano,. Una persona a su lado trataba de mantenerlo consciente, un cansancio lo inundó, un apagón en su sistema y sus ojos se cerraron dejándolo totalmente inconsciente.


Love Me -2Jae-¡Lee esta historia GRATIS!