Capítulo 43

1.7K 230 31

Giselle.

Chase y yo decidimos decirle a mis padres y amigos que estaba embarazada tiempo después de la boda, no quiero que crean que el motivo de nuestra boda es el bebé y no que nos amamos. Fuimos a una consulta con el doctor de la familia Lachowshi  — el hijo menos de un tal señor Brooks. Según Chase, es el encargado del PDPPY  — y dijo que lo mejor era no salir de Hemsworth hasta que mi embarazo termine. Las posibilidades de que mi bebé tenga las mismas condiciones de Chase son de un 70% debido a que su mutación es mayor que la mía. Le explicamos que soy una reencarnación de una hechicera que murió hace ya 318 años, y dijo que aun así las posibilidades de que mi futuro hijo o hija tuvieran mis poderes son de un 15% y que sea una persona normal tiene un 5%. Chase me comentó que no desea que nuestro hijo fuera mitad Yeti, dijo que no quiere que sufra sufra de las mismas burlas que él sufrió debido a su piel muy clara y sus cabellos blancos, tampoco quiere que tenga la maldición que Stefan y él — y los demás Yetis — tienen — ese de enamorarse de una sola persona —. Sin embargo, se ve emocionado y la casa que compró para nosotros es perfecta. Estoy iniciando una nueva vida con mi futuro esposo y con mi bebé.

De cierta forma, también estoy nerviosa. Seam no ha aparecido, pero Lana y Shawn cuidan a mamá, mientras Hayden a papá y Mateo y Wendy se encargan de Hannah y Sophie. Wendy tuvo un presentimiento bastante fuerte en donde siente que Seam va a atacar llegando a mi familia y amigos; me preocupan Victoria, Samantha y Gael — los cuales no tienen protección alguna —, y ahora que mi prima Laine, y algunos pocos familiares y amigos, vienen para la boda, es algo desesperante.

Por alguna razón, creo que Seam va a atacar en la boda — con tantas personas inocentes — y todo para llegar a Chase y a mí de forma rápida. El viernes en la tarde, Chase y yo hablamos con todos — incluyendo a mi papá y a mi mamá — sobre la casa que Chase compró para nosotros. Todos estuvieron felices y a papá le agradó un poco — solo un poco — la idea de que Chase se está responsabilizando.

Hayden, Laine y Hannah — la cuales me encargué de presentar — se emocionaron demasiado y nos abordaron a Chase y a mí con revistas de decoración de interiores y demás. De inmediato, Chase y Hannah programaron una salida para ir comprando los muebles.

Es sábado en la mañana y mis nervios están a flor de piel, falta muy poco para el día más esperado y las horas se me están haciendo eternas. Ya quiero que sea domingo. Wendy se encargó de terminar todos los detalles y me llamó para asegurarme que todo estaba listo, claro que a Hannah se le ocurrió la idea de hacerme una despedida de solteras.

— Por favor, Gigi — Laine pide rodando los ojos —. Va a ser tu última noche como soltera y debemos emborracharnos. — Exclama emocionada.

— Nadie se va a emborrachar — papá habla, tomando asiento en el mueble junto a Hannah, la cual ríe divertida. 

— ¿Le harás una despedida de soltero a tu futuro yerno? — Hannah le pregunta a papá con burla y lo veo hacer una mueca con los labios.

— No se van a emborrachar. — Después de esas palabras, se va hacia el pasillo que da a las habitaciones.

Hannah suelta una risa y yo ruedo los ojos.

— Deja de molestarlo — suplico, siendo consiente de que a papá la idea de mi boda no lo termina de emocionar por completo.

— Entonces será sin alcohol — sentencia Laine.

— Obviamente va a ser sin alcohol — bufa Hayden —. La novia no puede ir ebria a su boda.

Ruedo los ojos mientras escucho como Laine y Hannah planean una despedida de soltera para mí sin alcohol. Decidimos invitar a las chicas — Victoria y Samantha —, a Wendy y a Lana, también a mamá, Sophie y, obviamente, Hayden. Hannah quiere invitar a Gael alegando que él también es una mujer encerrada en el cuerpo de un hombre, claro que al llamarlo por teléfono deniega la oferta excusándose que ya tiene planes para lo noche, Hannah sentencia que es mentira.

MAHDLN: La reencarnación de Hazely Way¡Lee esta historia GRATIS!