Capítulo 33

679 63 26

Dentro de aquella casa había cosas horribles, pero el ser que vivía allí no había dejado ningún rastro. Analizaron todo lo que pudieron y volvieron al instituto cansados, sucios y con unas ganas inmensas de darse una ducha.

-¡Qué pérdida de tiempo! ¡Es increíble que nos hayamos pasado la mañana aquí! –se quejó por décima vez Izzy.

Ella y Sky se habían quedado en la sala de entrenamiento mientras todos los otros se iban a duchar. Bueno, más bien Izzy había obligado a la otra a quedarse y explicarle todo lo que le tenía que explicar.

-Iz, no ha sido nada. Deja que me vaya a cambiar. Por favor...

-¡No! Lo habéis hecho, ¡estoy segura!

Las mejillas de Sky se tiñeron de un rojo intenso y la morena no pudo evitar ponerse a reír. Había conseguido que sucediera aquello que hacía tiempo que intentaba que pasara. Era un genio.

-Así que sí... ¿Y lo hace bien mi hermano?

-¡Isabelle! –exclamó Sky, levantándose rápidamente de la silla donde estaba sentada.

-Esto debe de ser un sí...

-¡¡¡Iz!!!

La castaña dejó a su amiga sola y fue hasta su habitación. No osaba pasar más rato allá poniéndose roja. Además, a causa de aquella conversación se notaba el corazón a cien. Sólo recordar la noche anterior, las pulsaciones empezaban a subir extremadamente rápido.

Se deshizo de la ropa justo entrar en la habitación y se puso bajo el agua caliente que salía de la alcachofa de la ducha. Notaba como las gotas de agua le resbalaban por el cuerpo, pero entonces sintió un cosquilleo en la cadera. Hizo un pequeño salto y unos brazos fuertes la atraparon para evitar que cayera.

-Te quería volver a tener entre mis brazos –le cuchicheó Alec en la oreja mientras reseguía todo su cuerpo con las manos.-No me cansaré nunca.

Ella juntó sus labios con los del chico y pasó las manos por aquellos cabellos negros mojados.

-Me quería duchar –le dijo Sky, divertida.

-Siempre va bien un poco de ayuda.

-No quería hacer...

-¿Quién ha dicho que tengamos que hacer nada?

Alec la puso de espaldas a él y le besó el cuello, después de haberle apartado los cabellos. Su mano derecha subió de la barriga hasta el pecho. Le empezó a hacer un masaje, notando como ella se excitaba y soltaba pequeños gemidos.

-Alec, no...

Sky puso su mano encima de la del chico, con intención de sacarla de allí, pero se sentía totalmente impotente.

-¿No qué? –preguntó él con voz ronca en su oreja-. No estoy haciendo nada.

Ella no pudo oponer más resistencia y dejó de hacer fuerza encima de la mano que sujetaba. Se giró de caras a él y le mordió suavemente el labio inferior, haciendo que él gruñera. 

-Yo también sé jugar, Lightwood.

Él sonrió y le estrechó el culo con las manos. Sky siguió dándole besos por el cuello, la mandíbula hasta llegar a los labios.

-¡Sky! ¡Necesito tu ayuda! –gritó Izzy al otro lado de la puerta del lavabo.

-La mato –murmuró Alec, de mala leche.

Sky le acarició la mejilla al moreno y apagó el agua de la ducha, le dio un beso en los labios al chico que tenía al lado y salió del lavabo con una toalla enrollada al cuerpo.

-Di, Iz.

-No sé qué roba ponerme para la cita con Simon.

-¿Isabelle Lightwood tiene un dilema con la ropa? Sí que es importante –dijo Sky, riendo.

Fue hasta su armario y sacó el conjunto más provocativo que tenía, a pesar de que sabía que para su amiga era demasiado tapado.

-¿Tú crees? –le preguntó, sin tenerlas todas.

-Él es al único que tienes que provocar esta noche.

La morena asintió con una sonrisa a la cara y, con el conjunto entre las manos, fue hasta la puerta de la habitación se giró y dijo con un tono de voz más flojo:

-Dile a Alec que se tape o cogerá frío. Esto de tener la ropa fuera del lavabo no es demasiada buena idea.

Y hoy capítulo especial por ser un día especial también. :)

¿Alguna duda? ¿Algo que no os convence?

El submundo contigo (Alec Lightwood)¡Lee esta historia GRATIS!