Capítulo 41

1.6K 248 21

Giselle.

— No puedo tenerlo — me escucho decir, en voz alta, y la sorpresa no tarda en hacerse presente en el rostro de Wendy.

— Sabes que Chase te apoyará en todo — la escucho mascullar, y sacudo la cabeza en una negativa.

Me siento liguera, adormecida, la noticia es tan abrumada que se siente como un balde de agua fría. El miedo me recorre las venas y cala en cada centímetro de mi ser.

— Tienes que ayudarme — suplico, alzando la mirada para enfocar a una Wendy confundida —. Wendy, no puedo tener a éste bebé.

— ¿Por qué? — Ella suena angustiada —. Giselle, de verdad, Chase te va a apoyar, él no te dejará sola; incluso me atrevo a asegurarte que será muy feliz con esta noticia.

Entonces, mientras sus ojos verdes me miran de forma fija, llevo una mano hacia mi vientre y siento como mi pecho se contrae. Un sentimiento extraño se acoge en mi interior y me calienta por completo. Siento, de pronto, una increíble sensación que me llena por completo. Es agradable.

Voy a ser madre.

Una sonrisa se desliza por mis labios ante ese pensamiento que me causa una intensa mezcla de miedo, ilusión y alegría .

— Necesito tu ayuda — vuelvo a suplicar, cayendo en la cruel realidad que me rodea —. Wendy, voy a morir…

Su rostro pasa de una mueca angustiada a una de miedo y confusión. Suelta una palabra que apenas logro escuchar. La verdad es que esta nueva realidad me abruma y emociona de manera increíble; sin embargo, ahora tengo miedo, no puedo permitir que Seam dañe a este bebé. No voy a permitirlo.

Veo como Wendy busca el teléfono en los bolsillos traseros de su pantalón, teclea algo con rapidez y se lo lleva a la oreja antes de decir —: Chase, tienes que venir ahora. 

~*~

El lugar se encuentra sumido en un increíble silencio. Después de contarle a Wendy todo lo que pasó con Seam, ella le pidió el favor a Shawn y a Lana para que estuvieran al pendiente de mamá. Sin embargo, sigo nerviosa, no sé exactamente hasta qué punto Seam puede y es capaz de llegar.

La sola idea de que pueda ser tan enfermizo y morboso como para asesinarme aun sabiendo que tengo una criatura inocente creciendo en mi vientre es… desesperante. Una increíble necesidad de proteger al ser dentro de mí cobija todo mis sentidos con plenitud. Estamos metidos en un juego enfermo que ya se llevó a varias vidas, incluyendo la vida de Sky, pero no puedo permitir que se lleve a la de mi bebé. Antes estaba dispuesta a luchar con él, y ahora a mi vida ha llegado el impulso que me hacía falta.

— ¿Qué pasa? — Escucho la voz preocupada de Chase, sin embargo, no soy capaz de levantar la vista para ver si su rostro refleja lo mismo que su voz.

—Giselle tiene algo que decirte — Wendy masculla y eso solo hace que mi pulso se dispare.

Levanto la mirada y siento un revoltijo terrible cuando me encuentro con su mirada angustiada. No sé qué palabras utilizar para minimizar la brutalidad de la realidad.

Chase levanta una ceja con insistencia y yo me veo obligada a sacar un coraje increíble para ser capaz de hablar y enfrentar lo que, de seguro, va a desatar la furia indomable de Chase.

MAHDLN: La reencarnación de Hazely Way¡Lee esta historia GRATIS!