Capítulo 34

2.7K 399 104


Louis parpadeó, sintiéndose lejano a la situación que estaba a punto de vivir. Su mente había quedado en blanco y solo podía pensar en el gran hueco que estaba sintiendo en su estómago.

La sala del jurado había quedado en silencio. Leves cuchicheos sobre lo que la abogada Hadid había mencionado.

"El que la propia madre haya venido a testificar en contra de él, ya es mucho"

"Pero mira que mal pinta esto... Su madre testificando a favor del otro muchacho ¿no es Louis su hijo?"

"Seguro que es un buen de irresponsable"

"El otro joven se ve más maduro, este de aquí enfrente apenas es un niño"

Giró el rostro al costado al oír lo último. Había dos mujeres allí mirándole con reprensión. Había dolido de sólo escucharlo. Todo podía salir mal en ese momento, la oración que hizo a Dios antes de dormir la noche anterior podría no haber sido escuchada. Sentía los nervios a flor de piel, la desesperación de querer salir de allí, el miedo de que si lo hacía, si se iba, podía perder lo que más apreciaba en el mundo. Su pequeño niño que no tenía culpa alguna. Tragó saliva y apretó la tela de su traje entre sus dedos.

No sintió el verdadero dolor hasta que observó a su madre de pie delante del juez, a lado de Gigi Hadid. Harry observaba sin poder decir algo, estaba estático e impresionado. Es decir, era la madre de Louis. De verdad estaba allí para... Apoyar a Zayn, a pesar de saber todos los errores que el otro había cometido y claramente estar en cuenta de que todo lo que estaba ocurriendo allí era muy injusto. Louis era su hijo, ella le había parido.

Harry quiso fruncirle el ceño, quiso preguntarle qué había hecho Louis para que ahora le estuviese tratando de hundir de esa manera. Quiso preguntarle qué demonios estaba mal con ella. Harry sintió una molestia en su pecho, pero no se trataba solo de él, ¿cómo es que se estaba sintiendo Louis? Rápidamente su mirada fue a parar al joven, quien a simple vista lucía deshecho.

Las lágrimas de Louis bajaron por sus mejillas y él sí frunció el ceño con decepción. Su cuerpo se aflojó y solo atinó por bajar la vista. El aire se escapó de sus pulmones y simplemente se sintió perdido. La única persona que había estado con él desde siempre, en la que más confiaba, ahora estaba allí. Traicionándolo. Dejándole de lado. Su madre, su propia madre. Mordió su labio y no se detuvo de llorar, se abrazó a sí mismo y cerró los ojos queriendo llevarse lejos de allí aunque sea mentalmente. Recordó que Ethan le esperaba con Anne, su bonita sonrisa y la manera en que le había dicho adiós esa mañana, sus balbuceos y sus brillantes ojos. Tenía que abrazarlo, lo necesitaba. Todo terminaría pronto, todo estaría bien. Harry tragó saliva y mentiría si dijera que no perdió un poco de fuerza al observar a Louis de esa forma, quiso ir hasta él, abrazarlo, sacarlo de allí, llevárselo lejos de todos esos ojos juzgones que le miraban con desacuerdo. Llevárselos lejos de esas personas que intentaban dañarlos, a él y Ethan.

Lo haría. Harry juraba por Dios que se llevaría lejos a Louis y su bebé.

Gigi asintió con la cabeza hacia Johannah y ella se aclaró la garganta mirando al juez con la cabeza muy en alto, vestida formalmente de vestido elegante y tacones, la seriedad enmarcando su bello rostro—. Mi nombre es Johannah Poulston y estoy aquí para testificar a favor del joven Zayn Malik.

El juez la observó con familiaridad—. Tengo entendido que usted es madre del demandado.

Ella asintió—. Así es.

El juez los observó a ambos, el joven lucía demasiado decaído en su lugar y ella muy convencida de estar allí en esa sala—. Muy bien. Joven Malik, puede pasar a tomar su asiento. Usted puede subir al estrado —la señaló. Johannah esperó a que Zayn bajará del lugar que tomaría ella y lo saludó con un beso en la mejilla diciéndole que todo saldría bien antes de subir y tomar asiento finalmente.

Take the Pressure • Larry Stylinson¡Lee esta historia GRATIS!