82.

1.7K 121 14

⚠️ Smut
__________________

Cuatro horas, dieciséis minutos y ocho segundos. Ese era el tiempo que había pasado desde que te casaste con niall. Era el tiempo en el que habías visto tú más grande sueño hacerse realidad.

Y a pesar de que la fiesta había sido divertida, en lo único que podías pensar era en subir a ese avión y volar hacia algún lugar donde nadie pudiera encontrarlos aunque sea por un par de días. Niall te había prometido diversión y privacidad, dos de tus cosas favoritas.

Ni siquiera estabas segura en dónde había aterrizado el avión, ya que habías caído dormida desde el momento en el que despegó del aeropuerto de Londres. Niall sonrió sabiendo que estabas muriendo por hacer preguntas.

—Los Alpes suizos. Querías una boda en invierno así que supuse que una luna de miel en invierno te haría feliz también.

Y con eso, te ayudo a bajar del jet en el que habían viajado y una camioneta negra estaba justo esperándolos en la pista, misma que los llevó hasta su destino. Era una cabaña en una de las montañas; era pequeña y cada parte de ella estaba cubierta de nieve, y una pequeña hilera de humo salía de la chimenea en la parte alta de la misma.

De todo las cosas que te habían probado que Niall era perfecto, esta debía de ser la parte más increíble. Él escuchaba lo que decías y ponía demasiada atención a los pequeños detalles para después darte una sorpresa, sin que siquiera te dieras cuenta.

Niall se acercó al conductor una vez que las maletas estuvieron dentro de la cabaña, le murmuró algo que no alcanzaste a escuchar y que causó que el hombre sonriera y asintiera antes de retirarse.

Doce horas después de la boda, finalmente estaban tú y Niall solos.

Él camino hacia ti.

—Supuestamente habrá una gran tormenta esta noche.— Murmuró, sus manos deslizándose por tu cintura. Dejó un beso en tu frente y volvió a mirarte.— Se supone que nevara demasiado, así que supongo que estaremos encerrados aquí. Por lo menos por un par de días.

La sonrisa que apareció en tu rostro le hizo saber a Niall que poco te importaba el hecho de que no iban a poder salir de ahí.

—¿Eso significa que podré tener a mi hombre completamente para mi ahora que estamos solos?

Él asintió.

—Por favor.— Cuando te alejaste de él para caminar hacia la cama, él te detuvo, tomando tu brazo y acercándote a él de nuevo.— Lo había olvidado... te compré algo.

Tu ceño se frunció cuando lo miraste caminar hacia su maleta y buscar en el interior de la misma.

—Niall, no necesitabas comprarme nada. Acabamos de casarnos, ¿viste la mesa de regalos en la fiesta? Estaremos abriendo cosas por meses.

Él asintió.

—Sí, pero ninguna de esas cosas es de mi parte. Además, en realidad no compré esto. — Él informó, caminando hacia ti y tendiéndote una caja rectangular. Cuando no la tomaste y tan solo lo miraste, sacudió un poco la caja. —Ábrelo. Considéralo como el primer regalo de bodas que abriste.

Aún con duda tomaste la caja.

—Pero... yo no te compré nada.

Él sonrió.

—No tenías que comprarme nada. Te casaste conmigo.

Te tomaste unos segundos mirando la caja antes de acercarte a él y poner una de tus manos en su mejilla. Si alguien te hubiera dicho hace tres años cuando lo conociste en una fiesta que en algún momento sería tu esposo, probablemente hubieras tenido un ataque de risa. Niall era irritante, ruidoso y muchas cosas más cuando salía a tomar con sus amigos, motivo por el que no se habían llevado muy bien al principio. Pero rápidamente pudiste darte cuenta que detrás de puertas cerradas, Niall era dulce, amable, romántico y el chico más atractivo con el que alguna vez habías salido.

Imaginas | Niall Horan¡Lee esta historia GRATIS!