Capítulo 39

1.9K 250 15

Giselle.

Ser mayor de edad trae como ventaja el hecho de que puedes tomar tus propias decisiones sin darle explicaciones a tus padres, y eso es exactamente lo que yo estoy haciendo. Dejar Los Ángeles para  volver a Hemsworth no fue una decisión fácil; no obstante, la vida está llena de decisiones difíciles.

Mamá comprendió cuando le dije que iba a regresar a Hemsworth, y papá también. Claro que tampoco tenían nada de qué quejarse. Pasar un día más lejos de Chase es algo que no está en mis planes, no cuando solo tengo cinco meses de vida, eso si es que Seam es un hombre de palabra y cumple con lo prometido.

Durante las dos semanas siguiente en Hemsworth, Wendy trata de averiguar exactamente cuáles son los planes de Seam; sin embargo, no lo logra. No cuando él no parece dar señales de vida — quiero creer que esa nueva ausencia es gracias al trato ya mencionado que tengo con él—, no cuando yo soy incapaz de hablarle con la verdad, no puedo hacerlo cuando sé que la vida de mamá puede estar en peligro.

— ¿Puedes ir a fastidiar a otro lado? — La chica llamada Lana gruñe mirando a Shawn, un hombre guapo, fornido de alrededor de veintitantos años con cabello rubio y ojos claros, él rueda los ojos al cielo.

— Sabes que fumar no le hace bien al Yeti, Lana — declara él, implacable, y una pequeña sonrisa se dibuja en mis labios.

La aludida sonríe antes de darle una calada a su cigarrillo y luego sacarle el dedo del medio a Shawn, él bufa frustrado.

Lana y Shawn se la viven como perros y gatos, y, para ser sincera, a Lana parece que le gusta molestarlo.

— De verdad, no puedo contigo — declara, abriéndose paso hacia la cocina.

Lana rueda los ojos mientras sigue concentrada en su cigarrillo, y hago una mueca al verla expulsar el humo por la nariz. Mi vista se arrastra hacia las escaleras cuando veo a Stefan bajar junto a su hermano, el último le dice algunas cosas mientras el primero escucha y asiente con la cabeza. Stefan ha sufrido bastante con la muerte de Sky. Su aspecto físico es deprimente; ojos rojos, una fina barba, cabello largo y alborotado y… ha perdido masa corporal. 

Desvío la mirada cuando me encuentro con los ojos azules del hermano de mi novio. Estar junto a él se me hace incómodo, pero los hermanos Lachowshi han decidido pasar por alto todo lo que ha ocurrido entre ellos. Ambos tomaron la decisión de que su hermandad es más poderoso que cualquier otra cosa.

— Está bien. Yo vendré después a ver cómo va el plan. Seam tiene que morder el anzuelo — Stefan gruñe y la ira en sus palabras cala hondo.

— Tienes que calmarte, Stefan — Mateo suelta, saliendo de la cocina —. Tienes que seguir todo al pie de la letra, no puedes hacer nada que ponga sobre aviso a Seam.

— ¿Entonces lo mataremos? — Chase pregunta y yo trato de concentrarme en el cereal con leche que estoy comiendo.

— Es la vida de él o la de Giselle — Mateo declara como respuesta.

— Yo creo que Giselle sabe algo y no nos quiere decir nada — Stefan murmura y aprieto la mandíbula.

— Sé que sí. — Chase declara en tono bajo, pero no lo suficiente como para que yo no logre escucharlo.

— Los estoy oyendo, cuerda de animales — suelto con brusquedad, levantando la vista del cereal para mirar a los tres muchachos los cuales me miran de forma fija.

— Dinos, Giselle — Stefan habla, dando un paso hacia delante, desafiante —, ¿qué sabes que nosotros no?

Arqueo una ceja y no permito que su tono me intimide.

MAHDLN: La reencarnación de Hazely Way¡Lee esta historia GRATIS!