Chapter 1: El Concepto de 'Inicio'

Comenzar desde el principio

Libre de las garras de su torturador, el otro chico se deslizó por el casillero hasta el piso sin aliento, llevando sus rodillas hasta el pecho. Sus ojos iban y venían entre el acosador y los recién llegados, esperando a ver quién daría el primer paso. No quería involucrarse en una pelea, así que intentó crear una manera de escabullirse sin ser notado.

El más bajo de los recién llegados, un chico delgado con cabello rojizo y mohín permanente dio un sólo paso hacia adelante. Sus manos estaban enterradas en sus bolsillos, y sus movimientos eran tan relajados que parecían perezosos. Si sólo hubiese sido un observador casual y no estuviese en el centro de todo, habría asumido que eran dos amigos saludándose. La mueca de pánico en el rostro de su agresor contaba una historia muy diferente.

Y de repente se había ido, corriendo por el pasillo a la velocidad de la luz, como si el Diablo lo estuviese persiguiendo. El chirrido de sus zapatos contra el piso se iba alejando de ellos, cada vez más débil. Cuando el sonido finalmente murió, los hombros del chico cayeron, y dejó escapar un suspiro tembloroso de alivio. Rápidamente se secó las lágrimas y se puso de pie con bochorno.

"¿Estás bien?" el chico más alto preguntó, moviéndose hacia él con una mirada de preocupación genuina en sus ojos con gafas. Tenía una cara amigable, y a pesar de la vergüenza quemando sus mejillas, no pudo evitar sonreír.

Jimin se había encontrado en situaciones parecidas antes. El acoso no era algo nuevo para él, lo había seguido durante toda su vida escolar. Ahora parecía normal que alguien tan pequeño y típicamente femenino fuera víctima de tal gente. Muchos extraños y amigos habían intervenido para ayudarlo, pero ninguno había tenido tanto efecto como estos dos. Parecían infundir miedo a cualquiera, un aura casi frío siguiéndolos. La sonrisa del chico con lentes derritió la atmósfera glacial que su llegada había creado, y Jimin comenzó a relajarse.

"Estoy bien, en serio, gracias," dejó escapar, palabras mezcladas con timidez. Se frotó la zona dolorida en su espalda, preguntándose si dejaría un hematoma. Tomó su mochila del suelo y se la colgó al hombro.

El chico con gafas todavía lo miraba con la misma preocupación, pero detrás de él, el chico de pelo rosa y mohín no se movió ni un centímetro. Miraba a Jimin con ojos curiosos, en escrutinio. Sus miradas se cruzaron por un momento, provocando un escalofrío incómodo en el cuerpo de Jimin. El otro muchacho apartó la vista rápidamente, un tinte ligeramente rosado expandiéndose por sus mejillas.

Con una sonrisa nerviosa, Jimin dio un paso atrás. "Necesito irme," murmuró, apuntando al pasillo detrás de él. Antes de que cualquiera de los dos estudiantes pudiera decir algo más (no es como si estuviese esperando que el chico rosa dijera algo, de cualquier manera), Jimin se fue por el pasillo, internamente golpeándose por su torpeza.

Namjoon se volvió hacia yoongi, quien miraba en la dirección en la que se fue el muchacho, como si todavía pudiese verlo. "Pobre niño," comentó, sacando a Yoongi de su trance.

"¿Qué? Oh, sí, pobre niño," convino, caminando hacia adelante de nuevo. A menudo se preguntaba qué era lo que le pasaba a cierta gente para convertirse en acosadores. Si no fuera su preferencia, ¿sería Yoongi uno? ¿O habría elegido meterse en sus asuntos y no molestar a otros?

"La genre todavía cree que eres aterrador," comentó Namjoon con una risa. "Nunca lo entenderé," codeó a su amigo en las costillas en broma, riendo más fuerte mientras el codo más agudo de Yoongi apuntó a su cintura.

Para Namjoon, Yoongi era todo suave, incomprendido por su juventud. Esta reputación que seguía a su amigo de pelo frambuesa no podía estar más alejada de la realidad. Estaba seguro de que Yoongi había dejado esos problemas en el pasado, y a pesar de que todavía era callado y contemplativo, no era la misma persona que había sido transferida de su secundaria hacía dos años. Era una fuerte yuxtaposición entre el Yoongi que la gente asumía que era, y la persona que Namjoon sabía que era.

"Deberíamos darnos prisa antes de que Seokjin piense que estás muerto," respondió Yoongi, queriendo desviar la conversación de sí mismo.

"¡No es tan dramático!" rió Namjoon, empujando levemente a Yoongi. Esperaba que el otro no lo estuviese mirando, sabiendo que sólo la mención de Seokjin podría lograr que se enrojecieran sus orejas. Yoongi no necesitaba mirarlo para saberlo, conocía muy bien a su amigo.

"Seguro no lo es, especialmente cuando se trata de ti," contestó Yoongi sarcásticamente.

Namjoon lo volvió a empujar, esta vez con un poco más de fuerza. La risa-casi-aullido que su amigo dejó escapar hizo imposible de creer que alguien le podría tener miedo.

•••

[Nota del autor: este universo está situado fuera de Corea, sin especificar exactamente dónde]

(*) sonrisa gingival: gummy smile en inglés, es una sonrisa donde quedan expuestas las encías.

x

"Your Violet Disposition" «yoonmin au» | traducciónDonde viven las historias. Descúbrelo ahora