Capítulo 38

1.8K 242 21


Stefan.

Mis ojos no se apartan de los suyos. Sky sonríe de oreja a oreja y verla feliz me calienta el pecho. Mis sentimientos por ella no son, ni por asomo, parecidos a los que siento por Giselle. Sin embargo, una de las cosas de amar es renunciar a la persona amada, ¿no? Pues yo decidí hacerlo, hacerlo por ella y por Chase.

Soy una de esas personas que cree firmemente que en la vida solo se ama una sola vez, máximo dos, no creo que las personas amen a cuanta persona se le cruce en el camino. No obstante, son muy fáciles confundir los sentimientos, más aún cuando son tan fuertes. Aun así, yo estoy en ventaja, solo puedo amar a una persona, pero soy capaz de estar con otras chicas, soy capaz de querer a otras. No amar. El sentimiento de amar es uno mucho más fuerte que el sentimiento de cariño, es casi tan fuerte como el odio y los celos. Por suerte, yo a Sky le he tomado el cariño suficiente para estar con ella. No la amo, pero la quiero. 

Con un poco de lentitud me acerco a ella y planto un beso en sus labios. Su boca se abre para recibir la mía y suspiro. Sus manos se encuentra detrás de mi nuca y me atrae más a su dirección.

— Nunca creí que esto pasaría — suelta contra mis labios.

— ¿Qué cosa? — Me alejo de ella para mirarla a los ojos. Rozo mi nariz con la de ella en el proceso.

— Desde hace mas o menos dos años estoy loquita por ti — confiesa. Sus palabras me pillan por sorpresa.

— ¿Por qué nunca te acercaste a hablarme? — Inquiero, haciendo una mueca con los labios.

— ¿Estás loco? — Suelta divertida — No, me ponías muy nerviosa.  

Una risa ronca brota de mis labios ante sus palabras. Ella rueda los ojos y hace una mueca para disimular su sonrisa. Respiro profundo y vuelvo a besarla. Coloco mis antebrazos a cada lado de su rostro para no aplastarla y ella me envuelve con sus piernas.

Mis labios empiezan a bajar hacia su cuello y empiezo a chupar la piel de esa zona. Me encanta su olor, su piel suave… un gemido brota de sus labios y me hace perder un poco el hilo de la cordura.

— Si no fuera porque estamos aquí en el bosque te haría mía ahora mismo — gruño y ella me responde con un muevo gemido.

Tal parece que el bosque de Hemsworth es un lugar bastante… hermoso, según Sky. Sin embargo, yo no logro ver más allá de nieve y grandes pinos.

Me separo un poco de ella para verla a la cara y, justo cuando voy a abrir mi boca para decirle algo, una voz me interrumpe —: Qué linda imagen — su voz hace que me tense de una manera increíble.

Suelto una maldición en susurro y me levanto para mirarlo. Seam tiene una estúpida sonrisa en sus labios y las ganas de borrarsela a golpe no tardan en hacerse presente.

— ¿Qué mierda quieres? — Pregunto directo, sin titubear, mirando a Sky y ayudándola a colocarse de pie, ella me mira con una mezcla de confusión y temor en su mirada.

— Chase. — Se limita en responder.

— No sé si lo notaste, pero soy Stefan. Lo que buscas no está aquí.

Seam sonríe de medio lado y se apoya de un árbol cercano. Sus ojos rojos se fijan en Sky y yo, como una acción protectora, me coloco frente a ella.

— Sé que no eres Chase — se burla —. Ya quisieras serlo, ¿cierto? Poder estar con Giselle… besarla.

Una falsa sonrisa se dibuja en mis labios.

— Escúchame, bastardo idiota, te quiero lejos de mi familia, ¿te queda claro? Sabes que si te metes con Chase te metes conmigo.

Seam suelta una risa falsa y luego aplaude.

MAHDLN: La reencarnación de Hazely Way¡Lee esta historia GRATIS!