CAPITULO ESPECIAL / GAIL & MIKA

798 85 37

ASÍ PASA EL TIEMPO

• • • • • •

GAIL

—«Mamá.»— entone en cuanto la abrace y llore en sus brazos como una niña desprotegida. —Mamá lo siento tanto...

—«Cariño.»— me dice acariciando mi melena. —«¿Por qué no me avisaste que vendrías? No sabes lo preocupada que me tenías, no contestadas mis llamadas. Rachael me contó lo que ocurrió en el programa.»— agrega.

—«Lo siento.»— volví a decir entre sollozos. —«Seguro debes estar decepcionada de mí.»— añado soltándome de su agarre.

—«¿Qué dices? Eres mi hija nunca podrás decepcionarme.»— dice al abrazarme de nuevo y besa mi frente. Termino de adentrarme en la casa con mi maleta, mi madre me acompaña a la que solía ser mi habitación y me sorprendió que aun seguía intacta, tal como la había dejado hace seis años.

Una vez dentro me siento en el borde de la cama y mi madre junto a mí, por lo que recargo mi cabeza sobre su hombros y le relato toda lo sucedido desde que acepte la idea de Mika al casarnos solo para ganar el concurso y el dinero para cancelar nuestra deuda, el como había terminado las cosas entre nosotros por mentirle que estaba comenzando a salir con un chico, que ahora era mi novio. Ella solo se limito a escucharme mientras sobaba mi hombro derecho. No me regaño como creía que lo haría, no se decepciono de mí, solo lamento que no le hubiera dicho nada sobre la deuda que debía cancelar en la universidad, que sin duda ella se hubiera ofrecido ayudarme a pagarla. A mi pensar quizás eso habría sido lo mejor y así nada de esto estaría pasando, pero nadie es adivino para pronosticar lo que nos depara el futuro. Así entre una larga conversación entre lágrimas que derramaban mis ojos se hicieron las tres de la madrugada, considere que era mejor irme a descansar. Además, mi madre tendría que ir a su trabajo en la mañana siguiente o mejor en algunas horas e incluso llevar a mi hermana al colegio la cual aún estaba dormida y no sabía que esta devuelta. Por otra parte el esposo de mi madre estaba de viaje por cuestión de negocios.

Los siguientes días transcurrieron en un abrir y cerrar de ojos. Ya era viernes, pero mis ánimos no eran del todo los mejores, solo quería permanecer encerrada en mi habitación, ni mi madre, ni mi hermana lograban animarme, ni por que al día siguiente sería mi cumpleaños número veintidós, que casualmente también sería el de Mika, este iba ser el tercer cumpleaños juntos, pero ya eso no iba poder ser, ahora estabas a miles de kilómetros lejos uno del otro.

Durante el transcurso de la semana, intente comunicarme con Hannah, pero no hallé respuesta y me dolía su indiferencia, quería arreglar las cosas con ella, me afectaba que no quisiera hablar conmigo. En cuanto Alexander pude comunicarme con él, el día martes y le conté los motivos o partes de ellos, de porque me había regresado a Caracas, se lamento al no poder estar conmigo en este momento, al igual que yo, de verdad quería verlo. Así que prometió que haría todo lo posible para dejar todo en orden en el bufé de abogados y poder venir el lunes a primera hora, lo cual se lo agradecía, quizás estar con él me animaría un poco.

• • • • • •

MIKA

Ya era viernes por la mañana, me encontraba en el aeropuerto, como era de esperarse tenía todo listo para emprender mi viaje a San Francisco a una nueva vida, días antes logre comunicarme por llamada telefónica con mi madre. Le comente lo ocurrido, por un instante me sentí como el peor de los hijos por haberle mentido de mi matrimonio con Gail, se enojo un poco pero luego comprendió porque había hecho tal cosa, que todo era para conseguir el dinero y pagar mis deudas, se lamento y al vez me regaño por no haberle contado nada de mi situación económica, que sin duda ella me hubiera ayudado, pero como hijo orgulloso el cual quería ser responsable y de mantenerse por si solo, creí que no era necesario pedirle el dinero, que yo podría solo. Después de una larga conversación finalmente le comente de mi nuevo trabajo en San Francisco la cual la alegro mucho y que tomaría un vuelo para recibirme en la cuidad y poner conversar mejor ya que no podría viajar a Los Ángeles por ahora.

Jugando A Ser Esposos: Gail & Mika ©¡Lee esta historia GRATIS!