Cap 10: De por vida.

340 41 0


Hyun Joon Me agarró del brazo, me fue arrastró por toda la casa para poder llegar a mi cuarto, los invitados ya se fueron o tal vez con todo esto él los corrió. La muñeca me duele por la presión que él ejerce en mí, me mire y observe la gran marca que me dejó al estar sosteniéndome tan fuerte.

— ¡Eres un maldito animal!—Abrió la puerta del cuarto y me lanzó adentro.

Caí sentado en el suelo, vi cómo le gritó a sus hombres para que estos salieran del cuarto; cerró la puerta y mi ritmo cardiaco aumento. Rápidamente me levanté para salir corriendo al baño y encerrarme en él, pero Joon fue más rápido, me agarró del brazo con mucha fuerza, me dio la vuelta, me miró furioso, como si en este mismo momento me quiere asesinar y no dejar nada de mí.

— ¿Por qué lo hiciste? Te lo advertí, pero fuiste tan idiota que lo hiciste de todos modos, ¿¡Por qué!?— Traté de hablar, pero las palabras mi cerebro no las procesa y por ende no salen de la boca.— ¡Maldición! ¡Responde de una puta vez!—Me zarandeo repetidas veces.

— ¡Porque te odio!—Le grite furioso, pero eso fue el peor error que pude cometer en toda mi vida, él me soltó y no vi venir aquel golpe a mi cara.

Todo mi cuerpo se desbalanceo completamente, volví a caer al suelo y sentí como toda mi mejilla me arder por el golpe. Algunas lágrimas se me salieron inconscientemente, yo lo mire y su cara no demostró signos de ninguna expresión, sólo me miro, me quedo viendo, me levanté, me sobe mi mejilla amoratada, que realmente me arde como no tiene ni una maldita idea. Sin pensarlo mucho le devolví el golpe que él me dio.

—Sí así quieres jugar, por mí está bien.

Joon se me abalanzó encima con todo lo que él tiene, me golpeo y yo lo le regresaba los mismo golpes, nuestros cuerpo se comenzaron a llenar de moretones, rasguños y uno que otro hematoma, su labio comenzó a sangrar al igual que mi nariz, pero ninguno de los dos quisimos darnos algún tipo de tregua. Me lo quite de encima y me levanté del suelo cansado, él agarró y me pateó en el estómago y me caí, todo el aire de mi cuerpo se esfumó por completo; me hice una bolita en el suelo por el inercia dolor de su patada. Él sin contemplación alguna me agarró del cuello de la camisa y me dio uno, dos tres golpes en la cara, todo para mí se puso completamente borroso, mi cabeza me comenzó a dar vueltas, él volvió a levantar su puño.

—Pa... para... no me golpees más—le pedí con lágrimas en los ojos, Hyun Joon de repente cambio su mirada, al verme tan herido me soltó.

—Lo... lo siento...yo...yo—lo vi tragar saliva.— Voy a curarte—él me levantó en brazos y con mucho cuidado me acostó en la cama.

Realmente no entiendo a este hombre, me golpea por intentar escaparme, prácticamente me hace añicos, pero ahora resulta ¿Que está preocupado por mí y me está sanando todas las heridas?.. Mi vida ha tomado un rumbo tan miserable y al mismo tiempo tan raro, que no creo poder salir de esto tan fácilmente.

Término de sanar cada uno de los moretones, heridas e incluso hematomas que él dejó en mí preciado cuerpo.

—Eres un hijo de pu**—mire el techo del cuarto.

—Lo sé. Pero tú eres un desobediente, solo te pedí una sola cosa, pero como eres tú decidiste desobedecerme, provocando todo esto.— "¡Madre mía! ¿Ahora resulta que yo también soy el culpable de que me diera una golpiza?" no sé si realmente puedo estar peor, pero lo más probablemente es que sí, seguro me sale con eso y yo no puedo hacer nada al respecto.

—No voy a entrar en discusión contigo, porque de verdad siento que es inútil y no saldrá nada bueno de esto—miré al techo adolorido.

—¿Te puedo hacer una pregunta?—Lo volteé a ver y me sorprendió, cómo le deje la cara amoratada, su ceja del lado izquierdo sangraba bastante, su labio hinchado y su mejilla igual.

Tal vez... No sea tan malo estar contigo.¡Lee esta historia GRATIS!