CAPITULO: 46

531 79 11

MIKA

En cuanto término la junta, todos los presentes comenzamos a desalojar la sala para irnos a nuestros lugares correspondientes, para seguir con nuestro trabajo, pero antes de poder colocarme de pie, Derian le hace un ademán a Gail para que espere y yo hago lo mismo, solo para saber que le va a decir.

—Gail, aún no te vayas.— ordena el castaño y luego dirige su vista al moreno. —Y tú tampoco te vayas Logan.— le índica, por lo que frunzo el ceño confundido, pero aun no digo nada y Derian prosigue. —Aunque estamos trabajando con la campaña de los diseños de Alessa Ferreira, aún tenemos pendiente campañas menores y aprovechando de que Logan esta aquí, me ayudara con la misma, que es referente a los pañales para bebés. Por lo tanto necesito que trabajen juntos...

—¿¡Qué!?— solté sin más, por lo que Gail abrió sus ojos como plato, mientras que Logan sonreía divertido, le hacía gracias lo que pasaba.

Ahora no se si matar a Derian, o a ese imbécil.

—¿Cómo qué ellos van a trabajar juntos? ¿Por qué...?— inquiero saber, pero antes de concluir el castaño me interrumpe.

—Te puedes calmar Michael.— demanda. —Es solo trabajo. Logan se encargara de la elaboración del eslogan para el comercial, mientras que Gail tomara las fotografías a los bebés.— aclara rápidamente.

Lo que me faltaba.

—¿Pero por qué no puedo encargarme yo?— repliqué. —Yo trabajo en esta empresa, no él.— señalo al moreno.

—Si no recuerdas es la misma. Sea que este aquí en San Francisco, en Miami o en la China.— contra dijo Logan.

—No es para que discutan.— intervino el castaño. —Ya dije que solo es trabajo y tú no puedes, porque estas a cargo de la campaña del restaurante mexicano.— agrego.

Respira Mika, antes que comentas un doble crimen y vayas a la cárcel.

—Esta bien.— dije resignado observando al castaño y luego dirigí mi vista al moreno. —Espero que no intentes nada y te quede claro que ella es mi esposa.— le advierto amenazante señalando a Gail.

—Michael.— dice en unisiso Derian y Gail.

—Solo le estoy dejando las cosas claras Derian.— mascullo un tanto enojado a la vez que salgo de la sala de juntas, y antes de llegar a la puerta, Gail me detiene tomándome del brazo.

—Quedate tranquilo, ¿Si?— me pide en un susurro. —Solo es trabajó.— prosigue por lo que yo asiento levemente. —Nos vemos a la hora del almuerzo.— agrega rápidamente, y yo vuelvo asentir, finalmente salgo de la sala y me dirigió a mi oficina para encargarme de los trabajos pendientes, como el del restaurante mexicano.

Solo es trabajo Mika.

• • • • • •

GAIL

Después de la junta, Derian me informo que tendría que trabajar en una campaña menor en conjunto con Logan, a Mika no le gusto mucho la idea, pero no le quedo de otra que resignarse. La campaña era más sencilla y de menor exigencia. Durante el transcurso de la mañana Derian y Logan me explicaron lo que íbamos hacer, por una parte agradecía que no me dejaran sola con él, porque aunque se sepa que estaba casada, no dejaba de intimidarme con su mirada. Finalmente termino la charla y cada quien volvió a su lugar, Derian a su oficina, Logan al lugar que tenía designado temporalmente, ya que solo le quedaba una semana en San Francisco y yo proseguí ir al estudio para alistar todo el equipo fotográfico, debido que después del almuerzo se realizara la sesión de fotos con los bebés, para ser exacto dos, quienes serían la imagen de los pañales «Baby's Junior» No voy a negar que estaba nerviosa, iba a ser mi primer trabajo fotográfico en la empresa y además, nunca había trabajados con bebés, aunque sabía que tendría ayuda porque claro esta sus respectivas madres estaría al tanto, no dejaba de sentirme inquieta.

Jugando A Ser Esposos: Gail & Mika ©¡Lee esta historia GRATIS!