CAPITULO: 44

648 85 14

GAIL

—Al parecer el mundo es pañuelo. ¿No?— musita Derian un tanto incrédulo. —Pero por favor, tomemos asiento para conversar mejor.— sugiere una vez más, y enseguida los que nos mantenemos de pie hacemos lo que dice, y justo cuando iba tomar el asiento libre al lado de Mika, Rosie se adelanta y me gana el puesto.

¿Será qué soy invisible como la de los cuatro fantásticos?

Ella ni siquiera me ha notado.

¿O es qué no me recuerda?

Bueno. Tampoco es que fuimos amigas, nunca me cayo bien, y ahora menos la soporto.

Solo mantén la calma Gail.

—¿Aquí queda puesto libre?— me informa el chico moreno y no me queda más opción que sentarme allí, quedando de frente a Mika.

Comenzando de derecha a izquierda, a mí lado esta chico moreno, seguido del señor McCatney, el chico de rasgos asiático, después Mika, Rosie, el rubio, y la resbalosa de Madisson, luego esta Derian quedando frente a su padre, la hermana de Derian, la diseñadora, terminando con la engreída de Emma a mi lado.

Respira Gail. Es tu primer día de trabajo, no lo arruines.

Enseguida Derian nos pone al tanto de todo lo referente a la campaña publicitaria, de todo lo que van a ser en el transcurso de las dos semanas, que me resultan eternas. Ofreciendo varías propuestas y sugerencias a la diseñadora llamada Alessa, para la grabación del comercial y la sesión fotográfica.

—Benjamín es el encargado de la producción del vídeo.— declaró Derian sellando al chico asiático, y luego me señalo a mi. —Y Abigail, es la encargada de la sesión fotográfica y...

—¿Abigail?— reaccionó Rosie con cara de poker observándome detenidamente.

Hasta que se dio cuenta que existo.

—¿También trabajas aquí?—pregunto incrédula con el ceño fruncido.

No, solo vine de vacaciones.

—Si o ¿es qué no es obvio?— respondo irónica forzando sonrisa hipócrita y antes de que ella dijera algo más alguien habla.

—¿De verdad eres la fotógrafa?— preguntó la diseñadora dirigiéndose a mí. —Es que de verdad, quisiera que fueras la modelo, eres muy bonita y así...

—¿Es qué no quedo claro que yo soy la modelo?— interviene la pelirroja interrumpiéndola, la cual se encontraba en medio.

Otra vez lo mismo.

—También te quiero ti, quiero amabas. Como mencione antes quiero que una representen la primavera y otra el verano.— explico rápidamente la diseñadora observando amabas.

Pero que insistencia. Yo no soy modelo.

—Pero es que ella es la fotógrafa.— habla Mika captando nuestra atención

—¿Ustedes todavía están...?-— pregunta un tanto confundida Emma y antes de que pueda concluir la interrumpo.

—Claro.— digo en voz suficientemente alta, y le tomo el brazo a la pelirroja. —Yo soy la fotógrafa. Emma es la indicada para eso, yo nací para estar detrás de los reflectores, no adelante, ella es una excelente profesional y hará un gran trabajo.— comento rápidamente.

Lo que tengo que hacer para que Emma no habrá la boca y mencione lo del programa, que ya hasta se había demorado.

—Por una vez en la vida estoy de acuerdo contigo.— acota Emma.

Jugando A Ser Esposos: Gail & Mika ©¡Lee esta historia GRATIS!