Capítulo 33

2.3K 378 174


Aunque el corazón de Louis latía fuerte en su pecho no se permitió hacer alguna mueca que delatara lo nervioso que se sentía. Había un aire de seguridad en su rostro aunque por dentro estuviese temblando. Su frente estaba muy en alto y caminaba con Harry a su lado tomándole la mano con firmeza. El rostro de Harry estaba sereno, conocedor. Miraba al frente y daba caricias con su pulgar al dorso de la mano de Louis.

Las grandes paredes del palacio estatal se alzaban a sus lados dejándolos caminar por un pasillo bastante grande. Había más personas caminando, detrás y frente a ellos. Niall iba justo unos pasos detrás de Louis con Liam, ambos vistiendo trajes formales y manteniendo sus miradas serias. No se escuchaba más que el resonar de las suelas de los zapatos de todos junto a algunos balbuceos muy por lo bajo, dejando en claro que la situación era crítica.

Finalmente la fecha que dejó sin dormir a Louis por semanas enteras había llegado. En la demanda decía que debían asisitir el primero de diciembre a la primera audiencia donde darían a conocer el problema, y allí estaba. Vistiendo un traje azul marino junto a una corbata. En su vida había usado una corbata, pero siempre había una primera vez.

Se sentía triste en realidad. Pensar que la persona que amó por muchos años le estaba haciendo todo eso, como una traición que jamás le podría perdonar del todo. Sin duda alguna nunca terminabas de conocer a una persona, siempre había algo en el fondo que salía a relucirse cuando todo estaba acabado. En realidad no había conocido esa parte podrida de Zayn hasta ese momento.

Le había demandado por la patria potestad de su hijo. Del pequeño que Louis se encargó de cuidar él solo. El destino a veces era un mal chiste, quién lo diría, primero Zayn quería deshacerse de Ethan y ahora iba allí, peliando por su custodia. La vida daba muchas vueltas haciendo pura mierda al final.

Bajó un poco la cabeza desmoronándose de a poco, Harry lo miró rápidamente y le dio un suave apretón a su mano.

—Todo estará bien —le susurró acercándose un poco para besar su cabeza.

Louis siguió mirando al suelo y apretó sus labios.

—No podemos estar seguro de ello. Después de todo él podría ganar la demanda. La justicia es sinónimo de injusticia Harry... —levantó su mirada encontrando los intensos ojos verdes de Harry—. Todo puede pasar allí.

El rizado le observó unos segundos sin dejar de caminar y de pronto le sonrió, levantando sus manos para dejar un beso en el dorso de la de Louis—. Confía en mí.

Louis le sonrió sin ganas y asintió—. De acuerdo.

Siguieron caminando en silencio hasta que a la distancia dos puertas de madera pulida aparecieron haciéndose cada vez más grandes, Louis suspiró y levantó una vez más la cabeza. Tenía que estar tranquilo, tenía que comportarse maduro, demostrar que estaba allí por todo lo bueno que había hecho por su pequeño. Que él podía superar cualquier obstáculo, porque eso lo supo desde la primera vez que sostuvo a Ethan en sus brazos.

Soportó la presión, soportó las consecuencias de sus actos y la vida le dio el regalo más precioso del universo. Aprendió muchas cosas en su camino, supo cuidar de alguien más aún cuando no sabía ni siquiera cuidarse a sí mismo. Supó qué hacer cuando su pequeño lloró por primera vez, supó quererlo desde el primer momento que supo de su existencia.
No podían venir a decirle que iban a llevárselo de su lado porque no iba a permitirlo.

Una vez más, era sólo un obstáculo. Uno que podría llevarse como premio en sus recuerdos.

Finalmente entraron en la sala del juez, el hombre los esperaba ya con ningún gesto amable en el rostro. Había dos escritorios frente al tribunal y Louis sintió un tirón en el estómago al observar que Zayn y su abogadada ya ocupaban su lugar. Ambos estaban de pie observando en dirección a la entrada, su mirada encontró la de Zayn, lo observó sin algún temor, dedicándole cada sentimiento malo que crecía dentro de él.

Take the Pressure • Larry Stylinson¡Lee esta historia GRATIS!