-DJINN-

1.2K 325 26


—Escucha

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

—Escucha... quiero entrar, pero tengo que avisar antes... ¿puede ir otra persona? Como verás no estoy en una increíble condición física por ahora. —El bufón solo la miró y negó a su pregunta señalándola a ella, era la única que podía entrar en ese momento, Rosael sacó su teléfono y marcó a Catriel pero al parecer ya estaba lejos y sin señal. —Está bien... dame un segundo...—Se giró y tomó la capa que ya tenía prepara en el sofá, se la puso y guardando su teléfono entró.

—Djinn...—dijo repentinamente el bufón.

— ¿ese es el nombre del primer genio? ¿Djinn? —El bufón asintió y Rosael respiró hondo. —aquí voy... Catriel me va a matar. —Un poco nerviosa entró y al girarse ya no estaba el portal, ahora se encontraba en un enorme bosque colorido con grandes ráfagas de viento, volvió a intentar con su teléfono pero ahora ni siquiera había señal. —genial... ¿en que nos metimos bebés?

Su instinto la llevó a caminar hasta encontrar un hermoso prado espacioso, a lo lejos solo había más bosque, ni siquiera había una simple cabañita, comenzaba a preocuparse ya que el Bufón ni siquiera le dijo como encontrar al primer genio Djinn. Tras caminar otro poco pudo notar que al centro de otro prado había un pequeño remolino... varios susurros salían de ahí, era como si una persona hablara consigo misma, la curiosidad había matado al gato... Rosael se acercó y cuando tan solo quedaban unos pasos hacia aquella voz el remolino comenzó a hacerse más y más pequeño hasta que se formó una especie de humo blanco y de ahí una forma humanoide que miraba sonriente a Rosael.

— ¿pan con mantequilla o pan con ajo? —le preguntó indeciso.

— ¿pe... perdón? —preguntó un poco confundida, el ser flotaba sobre un remolino de viento.

—Es que el pan con mantequilla es delicioso pero podría quedar mejor para un desayuno, y el pan de ajo es crujiente y el olor abre más el apetito, ¿tú que escogerías Rosael?—Ella se irguió al instante sorprendida al ver que él sabía su nombre.

—Pues... yo escogería el pan de ajo, a muchos no les gusta el olor pero a mí me abruma, ¿Cómo sabe mi nombre?

—Tienes razón, además sabe delicioso con huevos fritos... yo lo sé todo porque soy un genio.

— ¿Eres Djinn?

— ¡El mismo! Pero toma asiento querida Rosael... ¡estando en cinta debes alimentarte bien!—Djinn se sentó en el suelo indicándole que lo acompañara y con una magia impresionante apareció frente a ella un increíble picnic con el pan de ajo, huevos fritos, tocino, y mucha fruta con jugo de naranja. —Come... estamos en confianza.

—Esto es maravilloso...—Djinn sonrió orgulloso al verla feliz  y acariciando su barba negra sobre su piel un tanto gris comió un pedazo de pan.

—Eres la primer persona que veo en meses en el bosque perdido, ¿Qué es lo que te trajo hasta aquí?

—Es cierto... mi familia necesita la ayuda de el Hechicero Liche. —Djinn puso mala cara de repente un poco fastidiado y suspiró cansado. —Sé de buena fuente que ustedes los genios están escondiéndose de ese hechicero... pero es que si no fuera de vida o muerte no estaría aquí.

Engatozada: Rosael¡Lee esta historia GRATIS!