Capítulo 35

1.8K 256 27

Giselle.

Los siguientes tres días en Los Ángeles pasan rápido y no puedo evitar tener sentimientos encontrados. Por una parte amo este lugar, aquí crecí y tengo a todos mis amigos, pero por otro lado extraño a Hannah a papá y a los demás, eso sin contar el hecho de que siento como si me hubiera arrancado mitad del corazón.

Gael creó un grupo de Whatsapp en donde estamos Victoria, Samantha, Hannah, obviamente Gael y yo. Gracias al grupo me enteré que Chase fue a buscarme al aeropuerto y que, según Samantha, se veía borracho. No sé hasta qué punto eso sea verdad, pero no puedo evitar sentirme súper mal. Si tal vez él hubiera llegado cinco minutos antes… 

He tratado de llamarlo pero no me responde las llamadas, le he enviado cientos de mensajes pero no tengo noticias de él. No sé si no quiere hablar conmigo, no lo sé… pero una parte de mí quiere estar con él otra vez.

Una vez que termino de atar mi cabello en un moño alto camino hacia mi cama y ubico el gran tigre de peluche a un lado. En estos últimos días me ha entrado curiosidad increíble por saber quién fue la persona que me lo envió. No le doy tantas vueltas al asunto y me coloco mis zapatos deportivos negros.

Hoy saldré con mi prima Laine al cine junto a un amigo de ella que no conozco, vamos a ver una película de acción que se acaba de estrenar. Me siento cómoda en este lugar, me siento cómoda en California.

Una vez que termino de atar las agujetas de mis zapatos camino hacia una de mis mesitas de noche y agarro mi mochila negra. Después de ir al cine iremos junto a mi madre a ver las instalaciones de la universidad, es algo que me llena de emoción, es uno de mis sueños cumplidos poder estudiar ahí.

— Cariño, Laine y su amigo ya están aquí — mamá informa, dándole varios toques a la puerta.

— Salgo en unos minutos — respondo, caminando hacia un espejo de cuerpo completo y mirando mi atuendo. Pantalones cortos, camisa manga larga color azul marino, zapatos negros y una mochila del mismo color es lo que luzco. Mi cabello está amarrado en un moño alto y mi maquillaje consiste en nada más que polvo y lápiz de ojos.

Agarro la cadena que Chase me regaló y la saco del interior de la camisa, es muy linda y me gusta enseñarla, mientras que la que contiene mis poderes está oculta en medio de mis senos. Agarro mi teléfono y busco el contacto de Chase y lo llamo, una vez más la llamada vuelve a caerme en el buzón.

— Chase, yo solo quería saber de ti, Hannah me contó que fuiste al aeropuerto… por favor devuélveme la llamada yo… te extraño — y después corto la comunicación soltando un suspiro preocupado.

Me doy una última mirada en el espejo y luego salgo hacia el pasillo. Mientras camino logro escuchar las voces de mi prima y de mi madre, también escucho la voz masculina de alguien, pero no logro reconoces de quién. Una vez que llego a la sala me detengo cuando veo al chico.

Sin duda es muy atractivo.

Tiene ojos color verde y cabello marón claro, lleva puesta una camisa  blanca y unos pantalones ajustados. Una sonrisa tímida se dibuja en mis labios cuando nuestras miradas se cruzan.

— ¡Giselle! — Laine exclama mi nombre y me obligo a romper el contacto visual con el muchacho.

— Hola, prima — la abrazo cuando se planta frente a mí.

— Gill, déjame presentarte a Mauricio. Mauricio, ella es mi sensual prima Giselle Wisocky.

— Vaya — el chico exclama, colocándose de pie —. No mentías cuando decías que era hermosa. Es un placer conocerte, Giselle.

MAHDLN: La reencarnación de Hazely Way¡Lee esta historia GRATIS!