-CARAS Y GESTOS-

1.3K 305 37


Los primeros largos ocho meses del embarazo de Rosael ya habían pasado, sin duda había sido una de las mejores aventuras de su vida, se sentía el ser más feliz sobre la tierra, todo el mundo la consentía, le regalaban ropa para bebé, le cumplían s...

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

Los primeros largos ocho meses del embarazo de Rosael ya habían pasado, sin duda había sido una de las mejores aventuras de su vida, se sentía el ser más feliz sobre la tierra, todo el mundo la consentía, le regalaban ropa para bebé, le cumplían sus caprichos y antojos... y bueno, Catriel aun que había prometido no sobre protegerla siguió cuidando como su mayor tesoro.

Juntos habían pintado la habitación de los bebés y hasta habían planeado la boda perfecta, su vida amorosa corría sin peligros, pero no todo dura para siempre; un día común en la mañana volvieron a recibir la visita de Dorian e Inés.

— ¡hey! ¡Qué gusto verlos!— gritó Rosael sosteniendo su gran panza en la entrada y Dorian un poco serio la tomó de los hombros para que la dejara pasar, Inés también se encontraba seria pero no tanto como para no sonreírle o abrazarla. — ¿Qué es lo que sucede? ¿Lograron descifrar la fórmula para encontrar al Hechicero Liche?—preguntó mientras ellos se sentaban, Catriel entró por la puerta trasera y al verlos un poco serios solo se sentó frente a ellos junto a Rose.

—Si... resolvimos la formula, para nuestra suerte hay dos hechiceros Liche en todo el bosque prohibido. —Respondió Inés, pero aun que lo que decía era algo bueno ella no se veía muy convencida de sus palabras.

—Pues eso es maravilloso... ¿Qué es lo que se necesita para encontrarlo?

—Digamos que esto es algo muy fantasioso... no sé si lo podrán comprender. —susurró Dorian contrariado.

—Dorian... soy un Licántropo...

—y yo una mujer gato... y por si no lo has notado vamos a tener bebés, ¿Qué puede ser más fantasioso que eso?

—Me tardé porque se volvió un enorme reto encontrar información sobre el Liche, pero después de una incesante búsqueda Inés y yo encontramos lo que se necesita y créanme... no es nada fácil, tu turno brujita. —le indicó a Inés y ella asintió.

—En la información que encontramos en el libro de las sombras del Liche, dice que él tiene pensado hacer un Hechizo que ha planeado por milenios, y para eso se necesita a los genios elementales.

— ¿genios Elementales? ¿Como el de Aladín?—cuestionó Catriel curioso.

—Exacto... pero el Liche supo esconderse de manera que la única forma de encontrarlo es encontrando a los cuatro genios, así uno lo encuentra a él y al mismo tiempo le hacemos el favor de llevarle a los genios, lo difícil es encontrar a los cuatro genios... el simple hecho de encontrar al primero es casi imposible, para encontrar al primero debe haber un hechicero que te dé una pista hacia él, todo eso sin buscar al hechicero... ¡y eso me parece injusto! ¿Cómo pretenden que llegue un hechicero dándonos la pista y sin llamarlo y sin saber quién es?

—suena como un gran... gran problema, es como un laberinto sin salida. —soltó Rosael perdida en sus pensamientos.

—Cuando se lo contamos a los demás pensaron lo mismo, se supone que ser Merlín me ayudaría a buscar más rápido a las criaturas sobrenaturales, pero siendo un Liche es casi imposible, han vivido tanto que están llenos de mañas, saben esconderse.

Engatozada: Rosael¡Lee esta historia GRATIS!