-PLANES A CORTO PLAZO-

1.4K 322 21


Aquel día se quedaron a pasar la noche en la mansión Read, ya se encontraban muy cansados para continuar, pero a la mañana siguiente regresaban juntos a Secret Valley, mientras que Catriel conducía Rosael admiraba el bello amanecer que ofrecía la ...

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

Aquel día se quedaron a pasar la noche en la mansión Read, ya se encontraban muy cansados para continuar, pero a la mañana siguiente regresaban juntos a Secret Valley, mientras que Catriel conducía Rosael admiraba el bello amanecer que ofrecía la mañana.

—Cat... ¿Por qué conduces tan lento?—preguntó Rose extrañada por la lentitud de la camioneta en la carretera.

—Es porque no quiero tener un accidente, es todo cariño.

—Pero Catriel a esta hora la carretera está sola... no pasará nada si aceleras un poco más.

—Solo intento protegerte Rose, no te pondré en riesgo. —Rosael respiró hondo para reordenar el descontrol de hormonas que la estaban torturando y lo miró un poco alterada.

—Catriel ya basta, comienzas a desesperarme, no soy una muñeca de porcelana; soy fuerte, por favor deja de sobreprotegernos.

—Los sobreprotejo porque quiero tenerlos conmigo, ya perdí a toda una familia por irresponsable, no perderé mi última oportunidad...—Rosael puso una mano en su hombro y su respiración comenzó a agitarse, de repente palideció.

—Estaciónate... ya...—logró decir y en cuanto Catriel se estacionó Rosael bajó de inmediato y comenzó a vomitar en medio de la nada, Catriel asustado se puso a su lado recogiendo su cabello para que no le estorbara, con gesto tierno sobó su espalda, cuando terminó se levantó despacio y recargándose en la camioneta tomó aire.—¿somos tu oportunidad? —Preguntó un tanto molesta limpiando su boca. —Escúchame bien Catriel... si queremos que esto funcione tienes que empezar de cero, yo lo hago; esto es nuevo para ambos...

—Es que no quiero cometer el mismo error, no quiero perderte... ¿y si algo pasa y echa a perder todo?—Comentó con tristeza y Rosael se sintió un poco culpable, él había perdido a toda su familia, era razonable que sintiera que todo podría estropearse.

—No me perderás, no pasará; a comparación de tu ex mujer yo soy hechicera, una principiante pero buena, puedo defenderme; por favor no me trates como si fuera de cristal, no me hagas inútil, odio sentirme así, estamos juntos pero tengo planes que seguir, tengo que recuperar mi revista, no me quedaré a planchar y limpiar la casa... soy productiva, así crecí... y si hay problemas los enfrento Catriel, lamento que no te tocara una novia más sumisa... pero en lo que a mí respecta no pasará.

—No quiero que seas sumisa... eso jamás lo permitiría, te quiero fuerte, independiente y orgullosa de ti misma, perdón si te hice pensar que buscaba otra cosa de ti, me encantas tal como eres; me encanta que nunca te quedas quieta, jamás te resignas... nunca te detienes, te prometo no sobre protegerte...—Rosael suspiró totalmente enamorada por sus palabras y subió el dedo meñique.

— ¿Pinky Promise?

—Pinky Promise...—entrelazó su dedo y la soltó para besarla, Rose rodeó su cuello con sus brazos y se dejó.

Engatozada: Rosael¡Lee esta historia GRATIS!