Capítulo 8

164 19 8







LA MUJER MÁS LINDA DEL MUNDO

Fanfic por Yukino

Viktor x Yuuri







«Es el tipo de lugar equivocado, para estar pensando en ti...» (*)










Lo que parecía ser el ruido de un auto muy a lo lejos, lo despertó. Abrió los ojos y lo primero que vio fue el cabello negro y ahora alborotado de su amante, se vio a sí mismo abrazándolo con mucha fuerza, mientras el otro dormía profundamente. Acercó un poco más su nariz a su hombre, y de nuevo ese olor maravilloso heredado de la tierra del Sol Naciente, le embargó por completo los sentidos.


Estaban apenas cubiertos por una sábana, y sólo en la parte del abdomen. Viktor se incorporó lentamente, y cubrió un poco más a Yuuri, a pesar que en ese lugar no hacía frío, no deseaba que estuviera expuesto. Se levantó por completo y sintió dolor por todo el cuerpo, era lógico, la jornada de amor había estado muy intensa. Se dio cuenta que aún estaba salpicado de muchos fluidos que limpió rápidamente con una de las toallas del salón. Vio a su alrededor y sabía que tenía que ordenar el sitio rápidamente y deshacerse de todo lo que había tomado «prestado» del salón de artes escénicas; sábanas, velas, porta velas. El ambiente romántico fue patrocinado por los futuros actores teatrales de Rusia. Mientas limpiaba sus piernas, sonrió mirando a Yuuri, que estaba tan profundo, tan sonrojado, tan tremendamente exquisito. Tenerlo entre sus brazos lo había sentido como la explosión del cielo en miles de estrellas cayendo a su alrededor, calientes y mortales, pero a las cuales no les tenía miedo. Estaba sorprendido consigo mismo, no imaginaba que lo deseaba tanto.



Con agilidad metió todo en bolsas negras las cuales tiraría a la basura de su edificio. Llegó entonces el momento en que tenía que despertar a Yuuri para salir de ahí. Se acercó ya vestido, y lo empezó a mover con delicadeza por un hombro para que despertara. Era preciso también tirar sábanas y almohadas, las colchonetas eran del salón de Ballet así que no había problema.

— ¿Qué hora es? —Preguntó Yuuri tanteando intentando ubicar sus lentes

—Son las 3:45 de la mañana. Creo que nos hemos pasado —dijo Viktor con una sonrisa algo pícara en su rostro. Yuuri en cambio cuando escuchó la hora se sentó de golpe y un grito salió de su boca, cosa que asustó a Viktor. Yuuri volvió a acostarse de medio lado llevando su mano derecha a su espalda baja. Viktor comprendió el motivo de su dolor y le ayudó lentamente a sentarse, pero esta vez un poco más prudente.

—Lo siento, estoy haciendo un espectáculo de mí mismo —dijo Yuuri sonriendo un poco. —Ahora me vestiré.

—Lo siento mucho, pero debemos salir de aquí lo más pronto posible —Viktor vio cómo al incorporarse Yuuri,  también por las piernas de éste corría algo de líquido. Tomó la toalla y empezó a limpiarlo, él ahí de rodillas. Yuuri se sonrojó, y Viktor por cada espacio que limpiaba, le regalaba un beso. Por supuesto Yuuri empezaba a excitarse, más cuando una de esas manos llegó directo a lo más profundo de su trasero. Ahí tuvo que parar a su amante, lo primordial era salir de ahí. Ya tendrían mil oportunidades más de hacer el amor.



Como pudo Yuuri se vistió y arregló un poco. Limpiaron lo mejor que pudieron el lugar y salieron de ahí. Viktor llevaba las bolsas gigantes y Yuuri le sugirió que las tirara en uno de los contenedores de la Universidad, que los camiones de basura pasaban muy temprano así que no había peligro. Viktor más cansado que otra cosa, hizo caso y los tiró en los contenedores con más basura acumulada, no sin antes asegurarse que las bolsas estuvieran bien cerradas. Yuuri apenas si podía caminar, el dolor en sus caderas era insoportable, sabía que debía llegar a su casa y tomar un analgésico.  Al pasar por la puerta principal, un guardia algo sorprendido les preguntó si se iban o llegaban.

La mujer más linda del mundo.¡Lee esta historia GRATIS!