Capitulo 1

470 15 9

Capítulo 1

Cuando su madre le dejo justo frente a la puerta del instituto creyó que haría amigos rápidamente, puesto que a los demás les llamaría la atención su raro acento o algo de el que les incitara a hablarle lamentablemente eso no paso y a la hora del almuerzo se vio obligado a sentarse en el suelo observando como los demás niños jugaban alegres.

A lo lejos en una de las mesas situadas casi en medio unas cuatro y muy preciosas niñas hablaban tranquilamente, una de ellas era Elizabeth quien no tardo en observar al chico solitario comiendo su sandwich.

-¿Ya vieron? hay un nuevo.-Coloco sus manos debajo de su barbilla sonriendo.

Todas voltearon al instante ¿porque no le habían presentado frente a la clase? pronto los murmullos de las otras niñas empezaron a fluir con mas critica hacia el pequeño de cabello rubio.

-¿Porque no vamos a saludarle? quizás sea tímido por eso esta solo.-

Sus ojos cafés pasaron por los de su amiga  y al de las otras chicas que la veían extraña.

-¿Que te pasa? claro que no, que tal es mudo o es de esos niños que se creen mucho.-Bebió su leche de caja acomodando bien su cabello detrás de su oreja.

Y por alguna extraña razón la chica de cabello tan negro como la noche no podía dejar de verlo, se levanto de la mesa no sin darse cuenta que Elizabeth le había rodado los ojos restandole importancia a lo que fuera a hacer.

Camino directo hacía el niño que justo estaba terminando de comer su sandwich bebiendo su jugo, se coloco frente a el agachándose.

-Hola me llamo Riley ¿y tú?

-Hola soy Niall.

-¿Por qué estás solo y no jugando como los demás? - Pregunto curiosa la pelinegra.

-Soy nuevo aquí, y nadie quiere ser mi amigo, aparte ya vi que se ríen de mi por ser rubio.

-No te preocupes son unos cabeza hueca ¿Eres de aquí?.- se dio cuenta que sus ojos eran celestes y enormes. Sonrio por eso.

-No soy de Irlanda. - bajo la cabeza. -En mi otra escuela si tenía muchos amigos y aquí parece que tengo la peste odio este lugar.

-Bueno yo tampoco tengo muchos amigos aquí que me agraden, pero tu pareces alguien diferente, no un cabeza hueca.

El pequeño rubio le sonrió tímidamente a la pequeña pelinegra. ¿Qué sucederá con estos dos pequeños?

Aquí está como había dicho antes espero que les guste y es un nuevo comienzo para esta novela. Por favor comenten y voten.

Jugando a ser grandes. «Niall Horan»¡Lee esta historia GRATIS!