Capítulo 50 | Inmarcesible

378 48 10

Oh santa papaya, os he traído un nuevo vídeo y es HERMOSOOO(En la n/a traigo el book tráiler nuevo por si no lo habéis visto)

Oh santa papaya, os he traído un nuevo vídeo y es HERMOSOOO(En la n/a traigo el book tráiler nuevo por si no lo habéis  visto)

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

Narra Sean

Cogí una gran bocanada de aire, dando un par de pasos hacia delante, llamando la atención de todos.

Los inefables llevaban puesto un uniforme cuyo colores predominaban entre el azul y el blanco. En sus pechos, cada uno llevaba su número correspondiente y que dependía de cuán peligroso podía ser su poder.

Tragué saliva con nerviosismo, y tras echarle una mirada a Archie, quien asintió con la cabeza dándome una señal, volví al frente y abrí mi boca hablando alto y claro:

-Nada es como creíais, desde un principio. Hace tiempo, nuestro planeta fue amenazado por otras criaturas-hice una pausa suspirando -: los sombras, seres provenientes del planeta Noctis. El gobierno no sabía que hacer, y tampoco se quiso aterrorizar al mundo, así que con esa idea, se creó la CDI, con el objetivo de encontrar solución y...

-Lo que queríamos, era ver hasta que porcentaje cerebral podríais llegar y cuán fuertes podéis ser-me interrumpió Lucy posicionándose a mi derecha.

Sentí un vuelco en mi corazón al oír su voz.

Todos los inefables, comenzaron a hablar entre ellos, aumentando cada vez más el tono de los murmullos.

Me armé más de valor y continué hablando.

-Por eso se os ha elegido. Vais a ser entrenados, y juntos lucharemos contra los sombras. No es algo fácil y lo entiendo. Se os ha quitado una vida normal solo para estar aquí. Pero os prometo, que las cosas mejorarán en cuanto todo acabe.

-¿Nos dejaréis ser libres?

-¿Cómo son?

-Esto es una broma, ¿no?

-¿Extraterrestres? ¿En serio?

-¿¡Y si no queremos!?

-¡Silencio!-gritó Lucy callándolos a todos-, estáis obligados a luchar. Tenéis un chip en vuestra nuca, debajo de la piel y se os administrará la fenilamine en una hora. Y estas son las reglas: nos atacáis, morís; huís, morís. ¿Desobedecéis las órdenes?-sonrió de lado-, morís.

Mi sorpresa apareció junto a las quejas de los demás. Me acerqué más a Lucy, fulminándola con la mirada.

-¿Y a tí qué te pasa?-espeté enfadado.

-Sin normas, harán lo que les de la gana. Y no estamos para juegos de críos-contestó serena y se cruzó de brazos-. He tenido que intervenir, porque comenzaste a ser demasiado bueno y no hay que dar confianza.

INEFABLE ©Donde viven las historias. Descúbrelo ahora