CAPITULO: 42

759 113 19

MIKA

Después de lo ocurrido volvimos a la cocina, solo me límite a esperar a que el anti-alérgico hiciera efecto, pero no era nada de que preocuparse tanto, ya que no había comido como tal la fruta, en ese caso si hubiera sido peor y tendrían que hospitalizarme debido a que se me tranca la respiración. Gail un más tranquila al sentirse culpable de lo que había pasado, volvió a lugar para terminar la cena, la cual me llamo la atención y me acerque para ver que hacía.

—¿Qué es eso?— preguntó curioso deteniéndome a su lado derecho.

—Esto se llama «patacón.»— responde señalando el plato que preparaba.

—¿Cómo?— inquiero de nuevo un tanto confundido, suponía que era algo en español, una comida de su país.

—«Patacón.»— repite soltando una leve risa y niega con la cabeza. —Voy a tener que impartir de nuevo mis clases de español señor Johnson.— dice burlona. —Esto es como una hamburguesa, solo que en vez de usar pan, se usa plátano verde.— me explica y observo lo que hace.

—Entiendo. ¿Le vas a colocar todo eso?— inquiero señalando el resto de lo ingredientes.

—Si.— afirma y me entrega un plato el cual recibo. —Puedes prepara el tuyo, yo te indicó que colocarle, así aprendes un poco.— sugirió y yo solo asentó. Esto me recordaba la vez que me enseño hacer las «arepas» y hasta el día de hoy sigo sin lograr hacerlas bien. —Toma la primera parte del plátano la cual ya frei.— hago lo que me dice. —Ahora colocarle la lechuga, algunas rodajas de tomate y cebolla, aguacate, queso mozzarella. También agregarle los cuadritos de pollo y cerdo, un poco de jamón.— añade.

—Yo lo que creo es que me quieres engordar.— dio en broma mientras sigo agregando los ingredientes al plato.

—Me has descubierto. Es que si te engordó nadie más te querrá.— sigue el juego soltando una leve risa

—Pero que cruel.— fingí molestia negando con la cabeza. —¿También le pondrás las salsa.?— añadí tomando la salsa verde.

—Eso si tú quieres.— responde. —Puedes usar mayonesa, kétchup, mostaza o salsa verde.— me sugiere y le agrego un poco de cada una

—Me gusta como se ve.— declaró.

De verdad parecía una hamburguesa.

—Y sabe mejor.— dice ella a la vez que terminábamos de servir y nos incorporamos en el comedor para comer.

Mientras lo hacíamos conversos un poco y me comentó que había hablado con mi madre y mi suegra Alicia, comentándole todo acerca de lo que había sucedido el juicio al enterarnos que aun estábamos a casa, y también me comentó que Tríz y Adam, nos habían invitado a su casa el domingo junto con Derian y Hannah, lo que me pareció buena idea.

—¿Cómo te fue en el trabajo?— inquiere saber.

—Muy bien.— respondo en seguida y luego recuerdo lo de la propuesta. —Además, debo contarte algo...

—Es algo grave.— me interrumpe por lo que niego rápidamente.

—No. Es que nos quedamos sin fotógrafo en la empresa y Derian quería saber si estas interesada.— me apresuro a responde por lo que ella se queda en una pensativa sin expresión alguna, por un momento pensé que gritaría de emoción, pero no hizo nada, es como si se hubiese quedado en blanco. —¿Qué sucede?— inquiero captando su atención.

—Nada.— reacciona observándome fijamente. —Es que no lo esperaba. No niego que me gusta la ideas. ¿Pero no es falta de ética que parejas trabajen justos?— cuestiona.

Jugando A Ser Esposos: Gail & Mika © (LIBRO 1)¡Lee esta historia GRATIS!