000.

1.9K 287 33

Supongo que todos hicimos algo por última vez sin darnos cuenta

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

Supongo que todos hicimos algo por última vez sin darnos cuenta. Lo que yo hice fue salir de mi casa en plena madrugada, sin saber que no volvería a entrar nunca más.

Mi historia se resume en que me enamoré de un hombre que no era bueno para mí, o eso decían todos. Aunque sabía que no era así. Él se quedó sin nada antes de conocerme a mí y, cuando nos vimos por primera vez, él aseguró que lo encontró todo. Y me sorprendí encontrando partes que no conocía de mí misma.

El caos nos gobernó.

Él era la clase de hombre por la que cualquier mujer suspiraría y esperaría día y noche, pero también era muy reservado. No era perfecto, pero cuando estaba con él podía ser yo. Era más de lo que podía hacer con gente que solía ser cercana a mí.

Pero cuando él salía por las tardes para volver bien entrada la noche y se escondía entre mis brazos para hacerme suya, ahí era cuando todo estaba bien, a pesar de todas las preguntas implícitas que se quedaban en el aire. Era entonces cuando nadie nos perseguía, porque esos momentos eran nuestros.

Sin embargo, las dudas siempre estaban ahí. 

Me perdí en su mirada, en sus labios, en sus palabras y también actos. Y con eso no bastaba, también logré perderme en sus mentiras y en sus juegos.

 Y con eso no bastaba, también logré perderme en sus mentiras y en sus juegos

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

Copyright © 2018 por Raquel Schreiber

Todos los derechos reservados. Ninguna parte de esta publicación puede ser reproducida, distribuida o transmitida de ninguna forma ni por ningún medio, incluyendo fotocopia, grabación u otros métodos electrónicos o mecánicos, sin el permiso previo por escrito del escritor, excepto en el caso de breves citas incorporadas en revisiones críticas y ciertos otros usos no comerciales permitidos por la ley de copyright. La infracción de dichos derechos puede constituir un delito contra la propiedad intelectual.

Esta es una obra de ficción. Nombres, caracteres, lugares, y situaciones son producto de la imaginación del autor o son utilizados ficticiamente, y cualquier parecido con personas, vivas o muertas, establecimientos de negocios (comerciales), hechos o situaciones son pura coincidencia.

Aviso de contenido adulto porcontenido sexual explícito.  

#2 Implicit. ©¡Lee esta historia GRATIS!