Capítulo 33.1-Culpabilidad

5.5K 1K 175

Nota Importante : Para escribir mis novelas trato de ser realista. Si buscáis historias vacías no es mi caso. No será todo bonito y perfecto porqué la vida no lo es ni lo fue en el siglo XIX.  Trato de denunciar a través de cada capítulo situaciones que DESGRACIADAMENTE la sociedad sufre. En el anterior capítulo se describe una situación tan penosa como lo es la violación pero nunca jamás forma parte de una acto entre parejas o de una relación tóxica sino que se relata como lo que es: un acto vil e infame que destruye a una mujer. En la historia de Liza veremos como ella afronta ese hecho que ha padecido y ,para ello ,me basaré en testimonios de mujeres que han sido violadas.  Chicas, existe, y si con mis relatos puedo concienciar a una sola mujer de ser precavida o a un solo hombre de ser honrado no dejaré de escribir así.  

No os he respondido mucho en el anterior capítulo porqué no quiero "lucrarme"( lucrarme en el sentido de relacionarme con vosotras porque ya sabéis que aquí todo es voluntariado)  del sentimiento que nos provoca haber leído tan penosa circunstancia. Sólo he respondido a valoraciones o dudas un beso! 

Y ahora, continuemos...



El médico de la familia , el Doctor Mellison, notificó que William se encontraba en perfecto estado y que tan sólo sufría de algunas contusiones fáciles de curar para alivio de toda la familia, si es que podían sentirse aliviados de alguna forma. 

 No fue así con Liza, a la cual tuvieron que limpiar y curar con ungüentos delicadamente ya que la joven no toleraba el roce de nadie que no fuera alguna de sus hermanas. Si el Doctor que siempre la había atendido o alguna otra persona la tocaba, seguidamente empezaba a temblar tempestivamente. Tal y como dijo el Doctor Mellison, el daño de la niña Cavendish era más psíquico que físico.  La personalidad de Liza siempre había sido bastante retraída, no tímida, pero sí desconfiada y enfermiza . Nadie se olvidaba del bloqueo psíquico que ya sufrió una vez cuando vio a Audrey al borde de una violación*; por eso, todos guardaban la esperanza de que en algún momento consiguiera desbloquearse aunque sabían que no sería la misma y que le costaría años recuperarse si es que algún día lo hacía. 

Debían hacerla comer entre Audrey y la Baronesa Viuda porqué Liza a penas se daba cuenta de que tenía un plato de comida delante y que debía alimentarse. La propia Karen le daba la sopa con cucharadas,  mientras Bethy la peinaba con cariño.  Todas estaban juntas pero el silencio pesaba en el ambiente,  se sentían culpables de alguna forma por lo sucedido aunque el único culpable era el vil hombre que había cometido esa atrocidad. 

Asher mandó a llamar los directores del manicomio más cercano y a las autoridades, no sabía qué hacer con su madre. Por un lado era una asesina y, en cierto modo, la culpable de una violación ; pero por otro, se trataba de una mujer que había perdido la noción del tiempo y del lugar. Al llegar los profesionales de cada ámbito, relató todo lo sucedido e incluso la propia Ivonne confesó sus crímenes puesto que no tenía la consciencia ni el autocontrol suficientes como para mentir o ocultar algo.  Tras horas de deliberación y tras la comparecencia de un juez , llegaron al acuerdo de que sería internada en un centro psiquiátrico destinado a criminales en el cual estaría encerrada en una celda pero también se le daría el tratamiento acorde a su demencia.   Así fue como Ivonne abandonó la propiedad, con una camisa de fuerza y en el interior de un carruaje especializado en dirección a un lugar lejano y en el que jamás volvería a ver ni a su hijo ni a su nieto. Asher tenía sentimientos encontrados mientras observaba al vehículo que transportaba a la Condesa Viuda desaparecer en el horizonte; sabía que no podía tener lástima por esa mujer que tanto daño había causado pero, al fin y al cabo, era su madre.

Ojos del anochecer ( III Saga de los Devonshire)©¡Lee esta historia GRATIS!