Capítulo único.

43 4 5


Tal vez Yui nunca lo diría en voz alta, pero los bailes de la familia Sakamaki eran uno de sus grandes dolores de cabeza. Nunca lograría acostumbrarse a ese sentimiento de ser acechada por más vampiros de los cuales ya era habitual, y menos aún cuando tenía que estar protegiendo a su nueva amiga; pues sí, había alguien en el mundo que era capaz de verla como una igual. 


—¿Te sientes bien, Yui? Te noto algo tensa—dijo su acompañante con esa sonrisa cálida tan propia de ella, acomodando un mechón de cabello rubio cenizo tras su oreja. 


La estudiante de intercambio, Darian Forrester, lucía del tipo que siempre está rodeada de amigos. Le pareció extraño verla tan solitaria en su primera semana de estudios, los demás parecían pasar completamente de ella. Entonces Yui, tras haber meditado bien las consecuencias de sus acciones, se precipitó a entablar una conversación con la recién llegada. Hasta la fecha, los Sakamaki no la habían matado ni ahuyentado, para su suerte. 


—¡Sí, por supuesto!—exclamó avergonzada. Al instante se encogió en su propio asiento y dirigió su vista a sus inquietas manos, las cuales jugaban con los pliegues del vestido—. Sólo que... no me gustan mucho éste tipo de eventos.


Su compañera arrastró su asiento para aproximarse a Yui. Al lograrlo, acarició con ternura la espalda de la rubia en plan de reconfortarle, sintiendo como ésta se calmaba bajo su tacto.


—Yui querida, la clave está en imaginar que les agradas a todos—Darian le sonrió, causando en Yui una paz abrazadora—. ¿No te parece un buen consejo?


Yui asintió convencida, suspirando aliviada por contar con tan agradable apoyo. 


—¿Acaso la señorita tiene experiencia en este tipo de cosas?—La tranquilidad de la blonda se vio quebrantada por la aparición del menor de los trillizos Sakamaki, Laito. Con una sonrisa melosa que denotaba interés, tomó asiento cerca, tal vez demasiado, de Darian.


—Ciertamente, señor—respondió con una mirada astuta la mencionada, Yui admiraba esa confianza con la que podía dirigirse a la gente—. Mis padres solían organizar reuniones y fiestas por cualquier motivo, claro, siempre cuidando la etiqueta. Estos ambientes son naturales para mi. 


—¿En serio?—exclamó sorprendida Yui, abandonando por unos momentos la tensión que la poseía cada vez que uno de ellos se encontraba cerca. 


Darian afirmó con un suave movimiento de cabeza. Los ojos de Laito brillaron, reflejando aquella cautiva ola de curiosidad.


—¿Solían, dices?—El castaño dejó escapar una risita—. ¿Es que acaso ya no se encuentran aquí?


  Yui dirigió su mirada hacia Darian con inquietud, tratando de descifrar su rostro. Un pequeño silencio se hizo, haciendo a la rubia suponer que su amiga se estaba sintiendo incómoda. Antes de que siquiera intentara cambiar el tema, la aludida pronunció palabra. 


—Realmente no lo sé... —suspiró melancólica, rizando un mechón de cabello—. Ha pasado tanto tiempo desde que dejé mi hogar. 

Danza de dos canallas|Crossover Diabolik Lovers/The Crush|[DL discord: RETO #3]¡Lee esta historia GRATIS!